Bien, nos vamos a poner caletas y de culto en este día. Vamos a hablar de uno de los secretos mejor guardados de la toda la historia del metal. Me refiero a Slauter Xstroyes. Los que gustan del metal progresivo estarán de plácemes con esta agrupación.logo.gif

Hasta hace poco no era mucho lo que se sabía de esta agrupación. Al parecer se formaron en 1979 en Chicago, bajo el nombre de Naj, aunque no anduvieron en serio hasta 1981cuando adoptan su rara denominación actual. Su extraño nombre es el resultado de un juego de palabras con slauther y destroyers producto del uso masivo de drogas.

Su música es bastante atípica no solo en ese entonces sino aún ahora. Se podría catalogar de power/progressive con salidas al speed metal. Sus raíces en el metal de los setentas son evidentes, en todo momento percibes la influencia de Rainbow y Deep Purple, incluso en sus facetas psicodélicas. Pero no nos engañemos, no es hard rock, la voz está en la tradición de Halford-Dio pero rezuma una semejanaza muy grande con el King Diamond de entonces, con muchos cambios de sonoridades, tonos y colores conforme los temas cambian de ritmo, algo que hacen a cada rato. Es un disco con las clásicas paradas jazzísticas que hicieran tan popular el segundo Death, Cynic y, antes, los Fates Warning.

Sin embargo pese a todas estas virtudes su historia discográfica es por demás suscinta. Dos discos en 32 años. Además muy espaciados entre sí. El primero, más conservador, pero más intenso también, es el Winter Kill, de 1985, autoeditado de la banda; y el segundo es Free The Beast, de 1998, en realidad un conjunto de temas rescatados de los 80 que nunca fueron grabados apropiadamente, editado por Monster records. Si se preguntan por qué no han oído hablar de este grupo, la respuesta es que del primer disco se editaron solo 500 ejemplares y gozó de una distribución solo en el área de Chicago, Illinois, hoy por hoy es una de, las piezas de colección más caras del underground metálico. Es necesario destacar el extraordinario valor de producción que es el sonido, excelente para tratarse de algo independiente considerando las horripilantes masterizaciones de otros discos de la época, incluso patrocinadas por sellos reconocidos. El segundo fue editado en la década del 90 y de ella ya hace más de 10 años por lo que ahora la, de por sí también escasa edición, ya está agotada. Acá el sonido es más progresivo y experimental, por poner un punto comparativo más conocido, se párece un poco a lo que hacía Wathctower, la mejor banda progesiva del metal de los 80. Es posible sin embargo encontrar nuevas ediciones de dichos álbumes con video como bonus track en Rockadrome Records, pero esas tienen escaso valor coleccionable. Bueno lo que importa es la música, no hay que olvidarlo.

Los ejes de la banda eran Paul Kratky, a la guitarra, John Stewart en la voz (genial) y Dave Bonow en la batería. Al parecer solo Kratky. La alineación actual solo conserva a Kratky, quien en los 90 comandó un grupo de power metal llamado Winter Kill, llamado así por obvias razones. No tengo mayor noticia de esa banda ni los he oído, pero deben ser interesantes si tuvieron al mismo cerebro creativo.

Al parecer la agrupación está nuevamente en carrera y ha estado apareciendo en festivales ultraortodoxos en Europa, como el Up the Hammers. Se supone que iban a editar su disco de retorno en este año, pero no ha sido así. Aunque están activos. Acá les dejamos algunas muestras de su trabajo.

Nuevo tema, en Youtube pueden ver el concierto completo