17 de junio del 2021 °C
Headbangers

The Odious: Jazz metal, oído a la música

Acabo de descubrir a una banda notable, que quizás alguien ya haya oído. Se trata de The Odious, un grupo de Portland, Oregon en Estados Unidos. Practican una forma de metal que mezcla el jazz y el death metal con mucho tino y sentido de la música. Por el momento son una banda sin sello, pero ya van sacando una demo y un EP. Es streaming nos permiten escuchar su último trabajo y si le prestan algo de tiempo no se arrepentirán. Su sonido me remite a los grandes Dawnbringer, que comenzaron allá por 1996 y que ya van 4 discos con su mezcla de progresivo con death metal y algo de jazz, pero es distinta de The Odious. Avancen los temas, están los 5. Seguir leyendo...

Mark Reale, fundador de Riot, ha muerto

Mark Reale uno de los grandes del metal de todos los tiempos ha muerto. Su cuerpo sucumbió finalmente a la enfermedad de Crohm, contra la que había luchado la mayor parte de su vida. Mark, de 54 años, llevaba ya varios días en coma pero anoche no pudo más. Curiosamente, el disco de retorno de la alineación de Thundersteel, se llamó Inmortal Soul y obtuvo una excelente crítica de parte de los medios especializados. La suerte de la banda aún no se ha determinado luego de la partida de Mark, toda vez que él era la única pieza constante desde los inicios del grupo en la década del 70. Es probable que la agrupación continúe. Ojalá, son un baluarte del metal. Seguir leyendo...

Bandas que no debemos olvidar: Vio-lence

El thrash metal de la Bay Area de San Francisco quedará para siempre como unos de los momentos más creativos de la historia del metal, al lado de experiencias tales como la NWOBHM o la del death metal sueco. Dentro de este brutal movimiento todos reconocemos la importancia de grupos locales del área misma como Exodus o Dark Angel o importados desde Los Angeles como Slayer y, luego, las grandes escenas thrash de otras partes del mundo. Sin embargo dentro la escena de San Francisco no todas las bandas tuvieron la misma suerte; en realidad, pocas alcanzaron éxito masivo (en términos y escalas thráshicos claro) pero nos legaron grandes trabajos. Seguir leyendo...