La historia del metal ofrece el panorama de un entramado de diferentes hilos que se entrecruzan y forman un tejido histórico. Algunas hebras son más visibles que otras, aunque dependan para su existencia de otras que quizás están más encubiertas.

Silver Mountain es una de esas hebras que algunos no notan tanto. Decir que fueron pequeños sería injusto, en los 80, los más hambrientos de heavy metal los conocían y allá, en su Suecia natal, eran muy populares y eran considerados los exponentes del verdadero heavy metal nacional. ¡Y qué exponente! Formados por los hermanos Johansson, Anders y Jens (sí, los que tocaban con Yngwie Malmsteen en los 80) junto al vocalista Jonas Hansson nos dieron discos endemoniadamente buenos como Shakin Brains (1983), Universe (1984) y el en vivo en Japón Hibiya.

Su sonido tenía la clara influencia de la NWOBHM pero sin el componente punk, había algo de Rainbow (su nombre es una obvia referencia a ellos), Deep Purple y Thin Lizzy en su música que los ponía mas cerca de los 70 que de los 80, pero trabajaron su propia propuesta que se caracterizaba por la incorporación plena de los teclados, algo que los distinguía de la hornada de bandas capitaneadas por Iron Maiden y Saxon. Un metal con personalidad e identidad es lo que fueron capaces de dar siempre. En el siglo XXI volvieron con un disco en el 2001 que no he oído. El año pasado se editó un DVD con un concierto de reunión, que tampoco he visto. Pero lo que sí he visto es este video que han colgado anunciando su nuevo trabajo. El tema está bastante bueno y el video es curioso. Ya no están los hermanos Johansson, pero la formación actual no desmerece ni un ápice: Per Stadin al bajo, miembro histórico; Erik Bjorn Nielsen en teclados, desde los 80; la adición de Mats Bergent en la batería y claro seguimos con la voz característica de la banda, el ya mencionado Jonas Hansson.