A fuerza de ser una banda virtualmente desconocida y de haber publicado nada más que cinco canciones en su época de existencia, Virtue es toda una leyenda dentro del heavy metal, aunque es muy posible que muchos de mis lectores no la conozcan.
Se trata de una banda de aquel vasto movimiento llamado NWOBHM y que configuró como sonaría el metal y que sobre todo creó a la cultura headbanger. Así es, dentro de este enorme movimiento nacieron centenares de bandas que tuvieron diferentes niveles de difusión, pero que serían esenciales para la creación de lo que hoy llamamos metal. En primer lugar están los gigantes del género que aún hoy todo el mundo conoce. Principalmente Iron Maiden, Def Leppard, Venom y Saxon (hay gente que incluye a Motörhead o a Judas Priest, pero ellos son anteriores). Luego está la segunda división, que incluye a muchos clásicos intrametálicos de gran talla como Raven, Angel Witch, Diamond Head o Witchfinder General, quienes editaron numerosos discos y que incluso algunos hoy continúan en la brega. Finalmente hay una tercera ola de bandas que llegaron a editar un solo disco, o un EP o un single, (son el 80% de estas bandas). Entre ellas están Virtue, un grupo que pese a su escaso legado nos dejó un Single con dos temas y una demo de tres con unas expresiones del más acabado y refinado heavy metal de los 80 a los que no hay pero que oponer y que en una realidad perfecta, cosa que no existe, serían unos verdaderos gigantes.

La banda se formó en Oxford en 1981 a la sombra del éxito que estaban alcanzando las bandas inglesas de metal. En 1985 editaron el sencillo We Stand to Fight, y cuyo lado B contenía el tema High Treason. No exagero ni un ápice cuando digo que están entre los mejores temas que haya dado la década del 80. Sólidos y equilibrados, pero aún así rudos y bastante sucios. En 1987, la banda edita una demo de tres temas, cuya calidad sonora es bastante inferior a la del single de dos años antes, pero su calidad musical no le va a la zaga.

Se trata de heavy metal estilo inglés, el más puro y mejor acabado. Veloz sin ser speed, muy clásico, hay mucho del primer Iron Maiden, de Deep Purple y de Raven, pero también algo propio. Simplemente no se entiende como este grupo no pudo ir más lejos. Una prueba más de que la justicia no es parte constituyente de la realidad sino solo un deseo humano más.

En febrero de este año, sus cinco temas se reeditaron en una edición de lujo de múltiples formatos, incluido una con CD, LP y polo por No Remorse Records, edición que claro ya se agotó.

Rindamos gloria a los grandes artistas del heavy metal más allá de su fama.

Así que acá les dejo a Virtue para que ustedes mismos evalúen y disfruten, pocas veces bastan 23 minutos para conocer el trabajo entero de un artista, así que aprovechen.