1965056_652073151535123_2325481132078896117_n

La llegada al Perú de leyendas y bandas de metal con un interesante historial musical continúa de una manera realmente sorprendente. A Doro, Picture y Grim Reaper se suman este mes Manilla Road y Omen, el 3 de julio en la discoteca The Blood; y Lizzy Borden, el 24 en Céntrica. Abordemos por esta vez a los protagonistas del primer show.

Manilla Road es un verdadero pionero en el metal pues, al lado de Cirith Ungol, estuvo entre los primeros en practicar una fusión entre el sonido doom sabathiano, la sicodelia de Hawkind, el heavy metal más clásico y la inspiración lírica de tendencia épica propia de la literatura de fantasía heroica (historias de espada y brujería), que luego sería tan común en el doom posterior y en el power metal europeo. También, por algún tiempo transitarían por las sendas del thrash metal.

Formados en una fecha tan temprana como 1977 por Mark Shelton, Ben Murkis y Robert Parks, (los dos últimos ya fallecidos), esta banda, como es común entre las de larga trayectoria, ha pasado por varios cambios de alineación. Manteniéndose como pivote central Mark Shelton, guitarrista y vocalista, se considera clásica la que formó al lado del bajista Scott Park y los percusionistas Rick Fisher y, luego, Randy Foxe en el periodo clásico en los 80. Hoy nos visitan con el infaltable Shelton en las voces y las guitarras, Josh Castillo al bajo, Andreas Neuderth en la percusión y Brian Patrick compartiendo las tareas vocales.

Sería largo enumerar con algún detalle la evolución histórico-musical de Manilla Road y quizás no es este el momento más apropiado para ello, pero se trata de un trajín muy arduo ya que se trata de 16 discos de larga duración y dos en vivo: de hecho, la banda es toda una gran leyenda intrametálica. Sus álbumes más destacados por la crítica y sus fans son su debut Invasion(1980), Cristal Logic (1983), Open The Gates (1985), Mystification (1987), Spiral Castle (2002) y Voyager (2008). Su más reciente trabajo es Mysterium, del año pasado y es bajo esa gira que se presentarán en lo que me informan es su primer paso por América del Sur.

La agrupación como tal, al igual que muchas, se ha ganado una notable reputación por su sonido deudor de los setentas pero profundamente metálico, la personalidad inconfundible de su voz y la construcción de atmósferas místicas, merced a un extraordinario trabajo en guitarras (de 12 y 6 cuerdas) y la narración de historias fantásticas, tomadas de diversas fuentes literarias tales como los cuentos de terror de H.P. Lovecraft y las historias de guerreros del malogrado Robert E. Howard (creador de Conan el bárbaro, para los que no lo ubican). Tienen un verdadero concepto total al cual responde su propuesta. Es un verdadero acontecimiento que esta agrupación toque en Lima. Ojala muchos puedan apreciarlo.

MR_South_America_opt

Para Omen esta es ya su segunda visita, en 2009 estuvieron en Lima en el marco del Heavy Thrash Metal Fest el 29 de julio del 2009 en el Salón Imperial de Cailloma (sí, Omen tocó en Cailloma), junto a los colombianos death metal Nepente y los thrashers mexicanos Strikemaster. En esa ocasión incluso les entrevisté y dieron un madrugador show (tocaron a las 2:00 am), en una presentación genial a la que asistimos unas 60 personas.

La discografía de Omen es mucho más breve y su periodo de inactividad mucho más largo que el de Manilla Road. Sin embargo, creo que en los 80 alcanzaron una mayor repercusión. Se formaron por iniciativa del guitarrista Kenny Powell, el baterista Steve Wittig luego de abandonar a Savage Grace (otro clásico inolvidable), y el vocalista JD Kimball en 1984. Su primer álbum fue Battle Cry (1984) que rápidamente alcanzó estatus de culto dentro del power americano de los 80. A este le siguieron dos más, Warning of Danger (1985) y The Curse (1986). Sin embargo la escena musical del metal estaba girando rápidamente hacia el thrash metal. En 1988, aparece Escape to Nowhere en el que ya no estaba Kimball sino Coburn Pharr (quien luego sería vocalista de Annihilator).

Los 90 marcaron un largo receso en el que solo editaron el Reopening the Gates, pero bajo un sonido escasamente orientado a su trabajo anterior. En el 2003, ya con un revival en marcha del heavy tradicional, la banda de Powell volvió con un nuevo lanzamiento, el Eternal Black Dawm, un muy buen disco que lamentablemente no tuvo la suficiente repercusión. Trágicamente este disco no pudo marcar el retorno de Kimball a las voces porque murió de cáncer y eso hizo que se optase por el muy competente Kevin Goocher (conocido sobre todo por Phantom X) pero con el que las cosas no salieron bien luego, de acuerdo con Powell. A día de hoy este es el último registro oficial de la banda en lo que concierne a trabajos de estudio.

La alineación que al parecer se presentará estará compuesta por los clásicos Powell, Wittig y el recuperado Goocher, junto con el bajista Steve Hass, buen amigo de Powell. Se ha publicado en estos años un en vivo y dos compilaciones, una con un tema nuevo y llevamos 9 años esperando lo nuevo de la banda. En su primera visita me contó que estaba por terminar su nuevo disco. Pero creo que unos dos años después de eso un fenómeno natural acabo con su estudio y eso lo retrasó.

Más allá de eso, de aquella madrugada recuerdo la profunda intensidad y entrega de Powell con su grupo (a las voces le apoyó Erico “La Bestia” Morales de la banda puertorriqueña Dantesco) que espero no será menor esta vez y que, espero igual, convoque a un marco de público más respetable en cuanto a cantidad.

Por el Perú, estará Cobra y su heavy metal tradicional de gran nivel, banda que sumará un par de clásicos más a sus compañeros de shows.

La mesa del metal épico está servida. Es una presentación imperdible. Acá más información del show (precios, hora, etc.)

El clásico de los clásicos de Omen: The Axeman

Otro gran tema de Omen: Ruby Eyes (of the Serpent)

Algo pesado de Manilla Road

Algo más veloz