Acrotomophile Mutilator
La portada, aunque colorida, luce muy amateur y es demasiado convencional dentro del estilo.

El metal peruano siempre ha tendido hacia lo extremo, como ya sabemos. El extreme death metal ha tenido una constante presencia desde fines de los 80 e inicios de los 90, desde la época de Contumacy, uno de los pioneros en este sonido, que continuaron Cadaver Incubador o Anal Vomit entre otros y que llega hasta hoy con grupos como Gore. Y es que el impacto y popularidad “under” de grupos como Napalm Death, el primer Carcass, Repulsion desde el lado más grind, o de Cannibal Corpse situado más dentro en el espectro del brutal death metal fue muy grande. – Yo creo que un concierto de Napalm, Carcass o Cannibal no habría llevado menos de 3 mil personas en 1993 o 1994 en Lima.

El nuevo disco de Infection, Acrotomophile Mutilator (Mutilador Acrotomofílico), es un nuevo hito en esta larga tradición extrema y que, además, mantiene un estilo y sonido en exigente nivel. Se trata de un álbum de 11 temas, ninguno de más de 3 minutos que componen solo una escasa media hora de escucha. Lo que se agradece porque eso permite explotar la contundencia y agresividad ínsita de este trabajo. En esta variante, el metal, más que crear temas, crea sonidos.

Ahora decir que el disco se limita a la brutalidad sería avaro con la propuesta presentada; pues el nivel técnico es muy elaborado. Aunque los temas son directos, estos no aburren no son meramente lineales, ya que exhiben una interesante variedad de sonidos y cambios en la velocidad de la ejecución. Lo brutal y extremo es omnipresente, en eso, en la inmisericorde percusión y las letras abocadas a la mutilación, la execración, el estupro y los charcos de sangre (todo está cantado en castellano aunque sin audífonos es muy difícil entenderlas) podemos encontrar la vena extreme con claridad; sin embargo en las guitarras es posible apreciar un trabajo mucho más refinado. Este departamento está a cargo de Antonio Palacios, que ha introducido en la mayoría de temas una impronta muy técnica y una perspectiva casi de speed metal y que hace los temas mucho más audibles, en el sentido de disfrutables para un público más amplio de headbangers.

La voz está a cargo de Guliano Canessa en un trabajo más que meritorio, pues su vocalización siendo extrema, tiene algunas variaciones en timbre, entre oscuro y ligeramente más chillón, que hace los temas un poco más variados. Tiene, además, un espectacular dominio del ritmo para atacar las letras de las estrofas y que estas suenen realmente ametrallantes, sobre todo cuando se une al trabajo de la percusión (First Degree Murder es un ejemplo de esto, me recordó a los primeros discos de Severe Torture) que en esta ocasión ha sido programada (brutalmente programada) por el guitarrista. En el departamento del bajo también aparece Palacios cuya participación contribuye a dar cuerpo al sonido de la banda pues cuando la batería se dispara, y la guitarra se pone a riffear este instrumento es el que mantiene el esqueleto de las canciones.

La producción del disco es muy buena también. El sonido es claro, los instrumentos son plenamente distinguibles uno del otro, y en este caso vale la pena porque no hay que ocultar lo que se hace bien. Muchas de las adoradas bandas del black metal (como Venom, incluso) grababan con mal sonido para ocultar adrede errores técnicos. Pero como las condiciones de grabación y la preparación técnica de muchos músicos de metal extremo eran precarias se hizo tradición grabar con mal sonido, pero eso ya hace años que degeneró en una pose más. Una cosa es que no se tengan recursos y por eso la grabación salga mal o defectuosa (algo entendible en los 80 o en circunstancias de pobreza material), y otra es tener la posibilidad de grabar bien, pero hacerlo mal a propósito para simular una condición que no existe. En este caso, repito, la buena calidad de la propuesta de Infection permite apreciar el trabajo musical con la debida definición y atención.

Quizás sería bueno que los títulos y las letras de las canciones estuvieran en el mismo idioma, ya que es un poco extraño verlos en inglés y luego constatar que las letras están en español. Pero es un asunto menor.

Un muy buen trabajo de death metal extremo que podrá gustar a muchos headbangers que de repente no están tan inmersos en este estilo pero que podrían probar con apoyar estas propuesta local, o por lo menos conocerla. El disco será editado por Itunes el 1 de julio de este año. Acá los enlaces en los que que puede ser adquirido.

iTunes
https://itunes.apple.com/us/artist/infection/id524416274

Spotify

Bandcamp
http://infectionmetal.bandcamp.com/album/acrotomophile-mutilator

Luego habrá una edición física disponible, pero aún esto no tiene fecha.

Contactos con la banda en
Facebook: facebook.com/infectionmetal
Twitter: twitter.com/infectionmetal
E-mail: antonio@infectionmetal.com

Acá un tema del último album, Tetrodotoxin (que es la sustancia ponzoñosa del pez globo que produce la parálisis nerviosa)