Por años nuestro país fue ignorado por todos los tours de bandas internacionales que pasaban por Sudamérica, aunque lentamente desde inicios de este siglo esta situación fue cambiando y han ido llegando cada vez más seguido artistas del metal de diferentes estilos, épocas y popularidades, desde lo clásico hasta lo más subte. Sin embargo, aún quedan grandes nombres que no han recalado por estos lares. Uno de ellos es Deicide,sin embargo esto por fin cambiará el 19 de agosto. Se trata de una visita largamente esperada por la comunidad metal, en particular por su vertiente extrema.

Deicide_4

No debería extrañarnos el furor que despierta la llegada de Deicide, más allá de que se trata de uno de los grupos fundadores del death metal, una banda de la primera generación allá en la segunda mitad de los 80, bajo el nombre de Amon y luego en los primeros 90. Acá en Perú gozaron de una especial predilección. ¿Quién en 1991 o 92 no andaba escuchando su disco debut y luego el Legion? No exageramos si decimos que para muchos metaleros peruanos Deicide fue su entrada al metal extremo. Yo mismo recuerdo el día del concierto de Sarcofago en el Campo de Marte en 1993 en el que el 25 o 30% de la gente llevaba un polo con la portada de su primer disco (yo era uno de ellos y me llamó la atención cómo se repetía el polo). Eso ya habla bastante de lo extendida de su fama en la escena de ese entonces.

Y no era para menos, el paso del thrash al death en Las preferencias de los jóvenes metaleros no había dejado de reparar en la particularidad del aura y sonido de Deicide. Desde el mismo nombre, se desmarcaba bastante de la tendencia dominante del death estadounidense, el cual había virado prontamente hacia el terror y la muerte como inspiraciones alejándose bastante de los temas estrictamente religiosos, Deicide mantenía una tendencia antidivina muy marcada. Ellos eran el death metal si el death metal hubiese pensado como el black metal. Eso les daba una personalidad especial (el otro caso relevante fue Morbid Angel). ¿Quién no se sintió impactado con la foto de la banda rodeando una escultura de Cristo o con las declaraciones de Glen Benton acerca de la religión? Ellos proyectaban una energía muy oscura, todavía no tan común en esa época (el black noruego estaba por irrumpir, pero aún no lo había hecho).

19146023_1439928042740484_4321883483886634624_nb
Por supuesto muchos años han pasado y la banda misma ha transitado por altos y bajos, salidas y retornos de integrantes. Ha desarrollado una discografía con altibajos, en las que brillan algunos trabajos y otros, la verdad, no tanto. ¿Pero a quién no le ha pasado algo así? Deicide (1990) y Legion (1992) fueron masivamente escuchados, al igual que el Feasting the Beast, una compilación de demos de la banda preDeicide, Amon, que se editó en 1993. Luego la escena extrema empezó a virar masivamente hacia el black metal, y los discos que siguieron independientemente de su calidad, fueron mucho menos escuchados, al menos por acá.

El panorama cambió a inicios de siglo con el revival de las corrientes clásicas del metal, incluido el death. Deicide se benefició de una nueva generación de fans anhelantes del auténtico sonido death metal mala vibra que Benton siempre supo imprimir a su estilo. Su último trabajo, In the Minds of Evil, fue editado en 2013 y el consenso de la crítica ha sido favorable.

Deicide en la actualidad está compuesto obviamente por Glen Benton en las voces, Steve Asheim en la batería, quienes vendrían a ser los dos miembros clásicos de la agrupación. Les complementa Kevin Quirion y Mark English (ex Monstruosity) en las guitarras. No estoy seguro si es esa la alineación que se presentará, pues es común que para las giras se cambie a algún integrante.

El concierto será el 19 de agosto, en el CC Festiva de Alfonso Ugarte y compartirán la fecha con la banda nacional Anal Vomit, uno de los mejores créditos del metal extremo peruano. Más información acá.

AFICHECHICO