Lo que se inició como un proyecto para agrupar historias de duendes, hadas, fantasmas y demás seres propios de nuestro folclore popular terminó convirtiéndose, gracias al interés por aportar de decenas de ciudadanos, en una colección muy completa titulada “Relatos mágicos del Perú“.

Javier Zapata Innocenci, director de la editorial Malabares, fue el responsable de compilar las historias que entusiastas colaboradores enviaron vía Internet a lo largo de varios meses. Fue así como “Relatos mágicos del Perú” tuvo segunda y tercera parte. Posteriormente habría “Nuevos relatos mágicos del Perú” y finalmente una versión en inglés de la primera parte de la colección.

La diversidad de las historias que estos tomos incluye, sus ilustraciones y el cuidado en su edición han hecho de lo que fue solo un proyecto una interesante realidad. Conversamos con Javier Zapata sobre su trabajo, cuyo resultado final ya está a la venta en las principales librerías de Lima.

-¿Cómo se origina la colección “Nuevos Relatos Mágicos del Perú”?

Surge primero por el libro “Seres mágicos del Perú” que publiqué en 2010, en el que recopilé muchas historias de la tradición oral fantástica del Perú. Y la gente empezó a pedirnos tener la posibilidad de contar sus propias historias. Así que hicimos una convocatoria tipo crowdsourcing vía web. La gente empezó a enviarnos sus propios testimonios de encuentros sobre naturales con una declaración jurada de veracidad. Fue así como sacamos el primer volumen de “Relatos Mágicos”, luego el segundo y el tercero, sin parar salvo en 2015. La gente nos decía que faltaba mucho por contar, lo cual es cierto pues el universo mitológico es mucho más grande.

-¿Se trata de una colección para un público específico?

Esto es muy curioso porque diseñamos este libro pensando en adolescentes y adultos que les guste la ilustración, sin embargo, los libros atraen a muchos niños y escolares.

-¿Qué tan complejo fue tu trabajo de edición teniendo en cuenta que mucha gente conoce historias pero quizás no sabe cómo contarlas?

Sí, en algunos casos la edición es un trabajo muy fuerte porque debes recomponer historias o eliminar partes, pero ese es justamente el trabajo de un editor.

-Perú siempre ha tenido una tradición oral fantástica muy valiosa…

Nuestra tradición oral fantástica es riquísima porque tiene la herencia de lo pre-inca y también con la llegada de los españoles, de nuevas ideas y mitología, en muchos casos se mezcla. Además ocurrió un cambio porque aparecieron las figuras demoniacas donde no las había antes. Es decir, el antiguo peruano se acercaba a un ente, cerro o a un lago, y había comportamiento positivo o negativo. Pero a partir de la llega de los españoles, todos los comportamientos fueron considerados negativos y estos entes, demoniacos.

-Siendo tu editor, ¿cuál crees que es la parte más complicada en la cadena que significa editar, publicar y comercializar libros?

Tal vez lo más complicado es llegar a tiempo. Semanas antes del lanzamiento del libro se nos acumula, a veces, el trabajo de edición. Sin embargo, todo interviene: la corrección de un texto, la edición, la diagramación y la ilustración. Todo luego debe juntarse para lograr un solo elemento: el libro.

-¿Quién es el responsable de las ilustraciones?

Diego Rondón Almuelle, un talentoso artista arequipeño.

-¿En qué momento decidieron traducir la colección al inglés?

“The Magical World of Peru” surgió porque nos pidieron historias para hijos de peruanos en el exterior, pues muchas veces estos no hablan ni saben leer en español. Y este libro es ilustrado por Víctor Sanjinez, un artista arequipeño que se desempeña también como infografista en El Comercio.

-Finalmente, ¿qué te motiva a sacar este tipo de libros?

Desde chico me interesó el tema de lo mágico y lo fantástico. Me contaban siempre muchas historias que aún recuerdo. Creo que esa es mi motivación personal. Y ya como editor, me gustaría que mis libros se vendan en distintas partes del país y el mundo.