Nuna Qumir es un blog creado para el bienestar con uno mismo (cuerpo y mente), con la naturaleza y con los animales. Creo que eso es el equilibrio perfecto.

En este post les contaré cómo el coaching puede fomentar el empoderamiento femenino.

Vamos por partes. Hemos escuchado en todos lados “empoderamiento de la mujer”. Pero, ¿qué es?  Es un término que fue acuñado en la Conferencia Mundial de las Mujeres en Beijing (Pekin), en 1995, para referirse al aumento de la participación de las mujeres en los procesos de toma de decisiones y acceso al poder.

Si en nuestras casas o centros educativos no nos enseñan a empoderarnos, ¿cómo aprendemos hacerlo?

Estuve googleando hace unas semanas, y llegué a diversos artículos que indican que el coaching puede fomentar a que las mujeres se empoderen, Y, cómo soy neófita en el tema, decidí conversar con Alejandra Lezama, experta en couch cuántico.

A continuación, nuestra charla.

¿Cuáles son los beneficios del coaching?

El coaching fomenta el desarrollo del SER, independientemente del género. Los beneficios son múltiples, por ejemplo: encontramos respuestas, desarrollamos nuevos hábitos,generamos coherencia entre lo que deseamos y realizamos, aprendemos a validarnos y a amarnos más. Todo ello, nos empodera para vivir en autenticidad, conscientes de nuestro valor y poniéndonos como prioridad, lo que conlleva a que seamos más felices.

¿Qué importancia tiene el amor propio en el empoderamiento femenino?

Cuando uno se ama y vive en coherencia con ese amor, sabemos que somos nuestra prioridad. Si yo no soy mi primer amor, si no lo tengo dentro ¿cómo podré esparcir ese amor? Cuando conectamos con ese amor, entonces nos empoderamos y, ello nos permite expandir nuestro potencial y lograr nuestros sueños.

¿Qué es la esencia de la mujer?

La mujer posee un poder inmenso, ya que tiene la capacidad de dar vida, contiene la sabiduría de su linaje femenino. Si una mujer aprende a conectarse con su poder, cambios potentes se darán en ella, en su familia, en su entorno, en la humanidad.

¿Cómo logramos aceptarnos tal como somos y empoderarnos?

Logramos aceptarnos cuando nos amamos en nuestra totalidad, con nuestras sombras y luces. Nos reconocemos como seres únicos en esa perfecta imperfección. Buscamos ser mejores, pero entendiendo que es un proceso que nunca acaba, que elegimos disfrutar y que no condiciona lo que valemos y nuestra felicidad. Me amo, me honro, me reconozco y soy merecedor de amor tal como soy.

El dato:

Si desean saber más sobre este tema, Alejandra dará un taller llamado “Conversando y sanando de mujer a mujer”, este sábado dos de diciembre.