¿Has escuchado o leído la frase ‘cruelty free’?

Ahora, no testear en animales se ha convertido en un plus para muchas marcas. Pero, ¿por qué?

Cuando una empresa o marca confirma que es ‘cruelty free’ está indicando que sus productos no han contribuido con el maltrato animal. No solo hablo solo de perros y gatos, sino de todos: monos, conejos, ratones, etc.

Al tener un estilo de vida que respeta la vida de los animales, soy consciente que no puedo usar varios productos para el cabello, porque algunos testean con ellos. Por eso, me puse en busqueda de empresas y marcas que no testeen y que se encuentren fácilmente en salones de belleza o tiendas por departamento en el Perú.

Mi cabello es lacio pero suele tener mucho frizz. No sé si por la humedad de Lima o por genética. Y hace algún tiempo había perdido brillo e hidratación. Pensé que algunas actividades cosmetológicas, como alisarme el cabello- en mi caso hidratarlo-, estarían prohibidas para mí. Sin embargo, después de buscar en blogs de veganos y de estilos de vida, encontré que al menos tres salones de belleza en Lima ofrecen alisados que no han sido testeados en animales.

Revolution Salon, Soho Color  e Ybera Perú son los que encontré. Cada uno, utiliza diferentes marcas que no testean en animales.

Como no me puedo alisar el cabello con los tres salones a la vez, decidí probar con Revolution Salon. Aquí les cuento mi experiencia:

Antes y después del laceado orgánico en Revolution Salón

Antes y después del laceado orgánico en Revolution Salón

Los puntos que evalúo para usar un producto en el cabello son: no testear en animales, no contener formol y que la keratina y colágeno sean de origen vegetal. El producto Sweet Profesional que utiliza Revolution Salon cumple con todas estas. Bueno, no contiene keratina, así que mejor.

Conversé con Elizabeth Villalobos, representante de Revolution Salón, para que resuelva mis dudas sobre el procedimiento y origen de los insumos del producto que me iban a poner en el cabello. “El ácido linoleico y el ácido oleico que tiene Sweet son de origen vegetal, de la linaza y oliva, respectivamente”, agregó.

Además, indicó que este alisado al no tener formol ni químicos pesados es apto para embarazadas y lactantes. “Igual, siempre recomendamos a las clientas consultar con sus médicos porque cada embarazo es distinto”, añadió.

Como periodista decidí cruzar información, así que escribí vía mail y Facebook a la empresa brasileña, ellos confirmaron que no testean en animales.

Una vez segura. Me realicé el tratamiento.

El procedimiento dura entre 3 a 4 horas, depende mucho el tamaño y volumen del cabello. Te lo lavan con un shampoo vegano de la marca Davines.

27662135_10157023330434409_271576713_n

Luego te secan el cabello al 80% y te aplican el producto. Lo dejan actuar por unos minutos.

27718936_10157023330469409_316489174_n

Jamás sentí molestias o ardor en los ojos o en el cuero cabelludo. Había leído que a veces cuando uno se alisa el cabello suele haber ese tipo de malestares por el formol y químicos. Este alisado orgánico no genera estas molestías.

Luego, lo secan, lo planchan para activar el producto. Lo que me gustó fue que no obligan que tu cabello quede con un lacio falso, sino uno natural.

Después, lo lavan nuevamente y lo sellan con la mascarilla. Finalmente, lo enjuagan y secan al 100 %. El resultado fue un cabello más lacio, con mucho brillo e hidratado. Los dos últimos era exactamente lo que buscaba. ¡Un golazo!

27781356_10157023330439409_1876099024_n

Esta fue mi experiencia con un alisado cruelty free. ¿Ustedes alguna vez se han puesto a pensar que los productos que utilizan en su higiene o belleza han sido testeados en animales de laboratorio?