Difusión GTN

Difusión GTN

Este viernes 23 de marzo a las 8:00 pm en el Gran Teatro Nacional, se presentará esta monumental obra, como parte de las celebraciones por el 80º aniversario de la OSN.

(Difusión GTN) En el marco de las celebraciones por su 80ª aniversario de fundación, la Orquesta Sinfónica Nacional, bajo la batuta del maestro Fernando Valcárcel, cierra su Temporada de Verano 2018 con la presentación del “Requiem” de Giuseppe Verdi, junto al Coro Nacional del Perú, el viernes 23 de marzo, a las 8:00 de la noche, en el Gran Teatro Nacional.

 La interpretación de esta obra creada en 1874 por el compositor italiano Giuseppe Verdi contará con la participación como solistas de la soprano Lorena Aranda (radicada en España), la mezzosoprano Edda Paredes, el tenor Dangelo Díaz y el bajo barítono Humberto Zavalaga, junto a un coro de 80 voces dirigido por Javier Súnico.

Las entradas para “Requiem de Verdi” cuestan de 15 a 60 soles y están a la venta en Teleticket y la boletería del Gran Teatro Nacional. Menores de 17 años, estudiantes de universidades e institutos superiores, jóvenes del Servicio Militar Voluntario, mayores de 60, jubilados, docentes de instituciones educativas públicas y miembros del CONADIS tienen el 50% de descuento.

28576500_1665242953534095_1785022406461415735_n

Sobre el Requiem de Verdi:

Tras el éxito de Aida (1871), Verdi se retiró durante un largo período de la composición operística, hasta 1887, con Otello. No se abstuvo, sin embargo, de componer otro tipo de obras y la más importante de este período es la Misa de Requiem (a veces, llamada simplemente Requiem). De hecho, pensaba desde hace algún tiempo componer un réquiem en colaboración con otros compositores, como un homenaje a Rossini después de su muerte en 1868 (obra conocida como la Misa para Rossini, del que Verdi compuso el Libera me Domine).

Verdi quedó muy impresionado por la muerte de su compatriota Alessandro Manzoni, que se produjo en 1873. Manzoni, como Verdi, estaba muy comprometido con la unidad de Italia llevada a cabo unos años antes, y compartía con él los valores típicos del Risorgimento, la justicia y la libertad. Su muerte, por lo tanto, supuso una oportunidad para hacer realidad el viejo proyecto de componer esta vez toda la misa, algo a lo que daba Verdi vueltas desde un encuentro anterior entre ambos, en Milán. El Libera me Domine lo obtuvo de la Misa para Rossini. El réquiem de Verdi se ofreció a la ciudad de Milán, y se representó en el primer aniversario de la muerte de Manzoni, el 22 de mayo de 1874, en la Iglesia de San Marcos de Milán.​ El éxito fue enorme, y la fama de la composición superó las fronteras nacionales. (Resumen de Wikipedia).