Mía Pineda tiene 3 años y ya le envió su carta a Papa Noel. Le pidió una tablet.

Según el sitio web español Eroski, en su sección Infojuego: “para los niños de 6 a 10 años sus juegos preferidos son los que pueden hacer en compañía de otros y como necesitan organizarse, siguen las normas que marca el juego o las crean democráticamente y al respetarlas van aprendiendo a ser solidarios y desarrollando su escala de valores. El aumento de capacidades cognitivas, como el razonamiento, o la creatividad hace que busquen juegos para ponerlas en práctica”

Comprar un regalo, un juguete, un juguete electrónico. ¿Qué compro? ¿Es bueno eso?

¿Un regalo electrónico contribuirá con estas necesidades?

Adquirir un juguete tecnológico y que se convierta en un vicio es tal vez una especulación o un mito, casi siempre generado y propalado por gente que ni ha experimentado con dispositivos. #LoDije

Tengo que confesar que al principio no fui muy partidario de dar dispositivos electrónicos a los niños. Sin embargo, ellos aprenden jugando y es así como ven el mundo. Creer lo contrario, es simplemente estar preso de la brecha digital.

Por tanto, ¡Pierde el temor! Solo establece un tiempo para cada actividad (sin represión) y verás como tu hijo aprovecha toda la tecnología de manera lúdica y sin excesos.

De la experiencia vivida en los últimos años junto a mi hijo, podría recomendarles algunos dispositivos:

Tabletas.- Comprar una para el engreído es una buena idea, debido a que puedes descargar cientos de juegos gratuitos (o muy baratos) y también es una herramienta útil a la hora de solucionar las tareas escolares. No es lo mismo que una computadora o laptop, pues la tableta carga mas rápido y es sencilla de trasladar.

¿Qué marca es buena? Si el bolsillo aguanta, bien por ti, puedes comprar las más grandes o de mejores marcas, como la manzana o una “galáctica”. Pero la verdad, si es para tu niño que siempre la deja tirada o al que siempre se le caen las cosas, creo que con una sencilla y de marca genérica basta. Lo único malo de la versión más estándar es que la mayoría no cuenta con cámaras posteriores y no será fácil tomar fotos y grabar al resto. ¡Pero vale!

Laptops.- Aquí recuerda que si no eres ingeniero o arquitecto (necesita muchos recursos para hacer planos) y sólo quieres revisar tus correos, Facebook o ver videos, un equipo básico está bien. Las computadoras fueron pensadas para que las utilice un niño o un profesional experto en alguna materia, por eso le incluyen partes que tal vez no necesites. Explícale al vendedor que harás con la computadora.

Smartphones.- ‘Comunicarse’ es el principio básico por el cual deberías adquirir un teléfono inteligente. Los chicos de hoy utilizan cada vez menos las llamadas como único medio de comunicación. Hoy utilizan chats, mensajes como whatsapp o SMS.
También utilizan los dispositivos o adminículos como entretenimiento (descargando juegos) o simplemente para navegar mientras escuchan a su grupo favorito en el reproductor de sonido. Trata de buscar la versión más reciente de sistema operativo, arriba del 2.2 Froyo. Y si es un iPhone, un 4s para adelante. Pero si eres uno de los que no escatima en precios, hay muchas otras opciones.

Consolas.- La novedad es el Wii U, la de color negro 32 GB. Si bien es cierto aún no la he comprado, es la que pienso regalar a mi engreído. Digo “pienso” porqué el año pasado su mamá le regaló un Xbox y jugó con él pocas veces. Siempre lo aliento a jugar, pero el prefiere estar en el patio con los amigos, jugado escondidas. La Xbox es una consola diferente si incluye el Kinect, que te hace prescindir de los mandos. Ahora, si hablamos de Play Station, los más grandecitos mueren por ella. Los más pequeños (7 a menos) van bien con la Wii. Al menos es que lo que pasó en casa.

Lo que sí no me atrae mucho como regalo, son las consolas portátiles. Ver a niños jugando con una consola en mano en un parque me parece fatal, ¡deberían estar corriendo y saltando!. Si te la pidieron y puedes controlar esto, entonces cómprala. Repito que los niños aprenden jugando.

¡Créeme! Tu hijo no se volverá un adicto por comprarle una consola de juegos. Solo ponte a recapacitar en cuánto tiempo le dedicas a diario. ¿Qué es imposible? ¿El trabajo no te lo permite? Sí, el sistema nos ha complicado y nos exige emplear cada vez más tiempo en nuestras labores. Pero es lamentable que los dispositivos electrónicos se conviertan en la niñera que no elegiste. Por eso, juega con él y entiende que es un pasatiempo interesante, nada más.

Por mi parte, prefiero regalar lo básico, y con lo que ahorro, busco comprar otros accesorios que también son necesarios. Hasta ahora me ha ido bien.

Y recuerda: “Desde el momento en que adquieres un dispositivo electrónico y los sacas de la tienda, este ya está obsoleto”. ¡Feliz Navidad 2.0 y un buen 2013 para todos! Son los sinceros deseos de Papá Digital.

Algunas reflexiones interesantes del Lic. Juan Pablo Robles, especialista en video juegos y autor del blog JPjuegos