Recuerdo la emoción que sentí cuando mi madre me regaló un reloj digital que contaba con alarmas, cronómetros y hasta calculadora, toda la modernidad en un accesorio de pulsera. Eran los inicios de los 80, y creo que ese Casio era la última novedad tecnológica, tanto que lo cuidé por mucho tiempo, hasta cuando se borraron los números de los botones de goma. Fue el regalo soñado por un adolescente. Vimos a nuestros viejos lucir con mucho orgullo sus relojes, de distintos materiales, colores, modelos; elegantes y deportivos, para todos los estilos y nosotros heredamos ese gusto. Es por ello que siempre veo a gente de más de 35 años luciendo uno en la muñeca.

smartwatch

Sin embargo, ahora siento que los más jóvenes no le prestan mucha atención al viejo reloj de pulsera, es más, creo ver cada vez menos utilizan este accesorio, y cuando les pregunto por qué hacen, me responden: “Me incomoda utilizarlo, prefiero mirar la hora desde mi celular”.

¿Están dando la hora?

La semana que pasó, fuimos testigos del lanzamiento del nuevo Apple Watch, la firma de manzana dijo sentirse orgullosa de este nuevo lanzamiento y lo comparó con la llegada del revolucionario iPad de hace algunos años. Aunque ya el año pasado, la empresa surcoreana Samsung también nos había deslumbrado con la presentación de su Galaxy Gear, otra propuesta de smartwatch, a la que se sumaron relojes de Sony y LG.

Muchos podrán refutar mi idea, pero creo que el concepto de un smartwatch, según mi humilde opinión” es el mismo que el de un teléfono inteligente pero con una pantalla más pequeña pues te permite, hacer y recibir llamadas, poder cargar diferentes aplicaciones que incluyen las más populares como Facebook, Twitter y que además es personalizable por la cantidad de diseños para sus pantallas (“skins”) que proporcionan los desarrolladores.

Aunque cada marca le ha añadido un beneficio adicional, que van desde versiones acuáticas, pasando por cámaras, hasta beneficios para la salud, creo que en promedio brindan servicios similares.

Si tenemos en cuenta que un buen porcentaje de los jóvenes de hoy no precisan contar con este dispositivo, ¿por qué volverían a utilizarlo?. Ellos no tienen costumbre de hacerlo y además el hecho de ser un producto innovador siempre va a presentar novedades de la cuales no estamos acostumbrados y tal vez haya un proceso de adaptación que tomará algún tiempo. Eso aburre.

Hay que considerar que según los precios, los relojes inteligentes son relativamente caros hasta ahora, y que además en la versión de Apple, hay la posibilidad de comprar una versión en oro, acercándolo mas al concepto de una joya, y claro, todo esto sin considerar que no muchos querrán exhibir sus relojes en público por miedo a ser víctimas de un asalto.

La otra pregunta es si los relojes inteligentes le quitarán espacio a los teléfonos celulares mas baratos. Habrá que esperar un tiempo para saber del impacto que tendrán estos nuevos equipos.

Nosotros, los de la vieja escuela, sí lucimos relojes hasta ahora, pero ¿crees que los jóvenes continuarán utilizando sus relojes de pulsera en las nuevas versiones inteligentes? Una pequeña encuesta me dice que hay opiniones divididas al respecto ¿qué dices?