narador

Hace algunos años escribí de menoria una recopilación de frases basada en el repertorio del dirigente peruano para ‘maquillar’ las frecuentes derrotas y campañas internacionales indecorosas. Excusas que el hincha suele digerir temporada tras temporada sin percibirlo siquiera porque es amnésico por naturaleza, sino no sería hincha. Antes y después de cada revés, el ‘verso’ del directivo (jugadores y entrenadores se suman a esa tomadura de pelo), según la coyuntura, ya es más o menos previsible, tomando sí en consideración que la única diferencia entre uno y otro descargo es el nivel intelectual y académico del interlocutor. Hay dirigentes, pobrecitos ellos, a los que si el técnico les dice: “Viajamos con equipo ‘alterno’ mañana”, van corriendo a comprarle traje y corbata a todo el plantel. Más allá de eso, bien articulados algunos o en su ‘media lengua’ otros, todos te transmiten, palabras más, palabras menos, lo mismo. Revisemos las frases que, desengaño tras desengaño, nunca pasan de moda acá ni son patrimonio exclusivo de tal o cual club.

Antes de una campaña copera…
Apostamos por los jóvenes.
Después de una eliminación…
Nos faltó experiencia.

Antes de una eliminación…
Ya es hora de pelear la Libertadores.
Después de una eliminación…
Nuestra prioridad siempre fue el torneo local.

Antes del debut en Copa…
Los hinchas reclaman, pero no necesitamos más que un par de refuerzos
Después de la eliminación…
Esta es nuestra realidad. Ya pues, ni trayendo a Messi pasábamos.

Antes de la primera derrota de local…
Hay que ganar todo en casa con el aliento del hincha. Compren sus boletos
Tercer partido de local, después de perder los dos primeros…
Ahora es cuando se ven los verdaderos hinchas. Compren sus boletos.

Antes de una eliminación…
La directiva hizo el esfuerzo por traer estos refuerzos importantes.
Después de una eliminación…
Los refuerzos fueron pedido expreso del técnico.

Antes de una eliminación copera…
Somos un club habituado a vencer la adversidad.
Después de una eliminación copera…
Hay que voltear la hoja. El domingo jugamos con La Bocana, lo bueno es que ya nos metemos de lleno a la pelea por el torneo local.

Antes de la primera derrota copera…
Ganar el primer partido siempre es clave.
Después de la primera derrota copera…
Falta mucho, esta carrera es de largo aliento.

Antes de una eliminación copera…
Somos distintos en el fútbol peruano.
Después de una eliminación copera…
No somos una isla, el fútbol peruano en conjunto está en crisis.

Antes de una eliminación…
Armamos un plantel para pelear en los dos frentes.
Después de una eliminación…
El enemigo de un peruano es otro peruano, no nos postergaban los partidos del torneo local.

Antes de las tres primeras derrotas…
El respaldo al técnico es incondicional.
Después de la sexta derrota…
Ya sabemos que los resultados mandan, desgraciadamente.

Antes del último partido, ya eliminados…
Queremos despedirnos ‘lavándonos la cara’
Después de ser derrotados en ese partido…
Hacer 4 puntos o cero es lo mismo, ¿o no?

Antes de empezar una Copa…
Nuestro objetivo es avanzar todo lo que se pueda
Eliminados en la Copa…
Lo bueno es que ya nos podemos enfocar en el torneo local.

Antes de un partido de visita…
Los hinchas no juegan, al final somos once contra once.
Antes de un partido en casa…
El apoyo del hincha es fundamental, que el rival sienta la presión, compren sus entradas.

Antes de una derrota en casa…
El rival seguro vendrá a tirarse atrás pero estamos preparados.
Después de la derrota en casa ante ese rival…
Se tiraron atrás, fueron mezquinos, no salieron a proponer. No hicieron nada para ganar.

Antes de una eliminación copera…
Los refuerzos vienen a sumar en la Copa.
Después de una eliminación copera…
Los refuerzos necesitan un proceso de adaptación, eran para el torneo local.

Antes de inscribir la nómina en Conmebol…
Estamos para grandes cosas
Después de quedar últimos en el grupo copero…
Acuérdense que en diciembre les dimos una alegría, fuimos campeones. Este año lo seremos de nuevo y ahí los quiero ver a los hinchas que nos critican. Igualito nos abrazarán y nos darán las gracias otra vez.

Si quieren guarden este post. Y dentro de cinco o diez años vuélvanlo a leer, tal como lo hice yo. Me cuentan, si algo cambió.