reynoso

Mosquera se fue, su equipo tenía menos estilo que un pescador nadando y ahora en Matute buscan técnico, no para este año, claro. Ser despedido de un club no significa necesariamente incapacidad, ineptitud, ‘falta de dedos para el piano’, ojo, puede ser simplemente que no funcionó allí, aunque solo por eso nomás, Alianza debió tomar la decisión mucho antes, porque Roberto no la iba a tomar nunca. Primero porque dejar el club voluntariamente era renunciar a la indemnización. Y segundo porque él siempre creyó en la posibilidad de ser campeón hasta el final, aunque sabía que su equipo jugaba cada vez peor. El sistema de campeonato actual es tan absurdo que si estás en la parte alta de la tabla, puedes perder aún hasta cinco partidos seguidos y sigues teniendo chance. La cosa es acomodarse cuarto nomás al final y ya tienes la misma opción que el puntero en las semifinales. Y tan mal tampoco iba. Pero ya no era solo cosa de aptitud, tampoco de actitud. Era una cuestión de pánico colectivo. La sensación de ‘jugarse la vida’ en los partidos de local, iba ya más allá de los tres puntos, los jugadores sentían que estaban en el Coliseo Romano corriendo, y no precisamente por una pelota. Esperar que un adiestrador tenga que irse porque los hinchas ‘ajustaron’ a todo el mundo no fue lo más elegante, eso es definitivo. Debió ser rescindido antes o la administración resistir hasta diciembre su presencia.

La salida de Mosquera sirvió para todo tipo de lamentos de los ‘puristas’ del fútbol, de esos que señalan que todo lo malo se inventó en Perú (no es cierto, algunas cosas las copiamos). “Somos campeones mundiales echando técnicos”, dicen y a mí me da risa, me gustaría saber dónde no los echan cuando un equipo no anda bien. ¿Ancelotti. Mourinho, Mancini, Martino no lo experimentaron en Europa, el primer mundo? ¿Son peruanos acaso? El caso más increíble es el de Pellegrini, le rescindieron el contrato por quedar segundo en Liga con Real Madrid, batiendo récord de puntos en su historia. Eso de que solo acá somos resultadistas es más falso que el rumor de que Elvis Presley todavía está vivo, escondido para no pagar impuestos.

Algunos quieren que los 16 entrenadores que empiezan la temporada, la terminen también para decir que estamos avanzando. Si eso se aplicara, imagínense la cesantía infinita que habría para algunos, si tenemos más de 100 como para Primera haciendo fila. Ahora con la Escuela de Entrenadores que arroja (literalmente) cantidades industriales de técnicos anualmente, ya mejor ni les digo quiénes, inclusive, pueden dirigir. Bueno, igual a algunos los están viendo. Otros, de manera cursi aseguran que “en Alianza se rompió un proceso” ¡Si a Mosquera le hicieron contrato por un año! Acá le llaman proceso a cualquier cosa, ¿lo de Miranda, por ejemplo, en La Bocana lo es?¿Alguien cree que un ‘proceso’ serio puede pactarse a 12 meses? Un ‘proceso’ debe tener alrededor de tres o cuatro años, y eso debe tenerlo claro no solo el dirigente que contrata, sino el técnico que firma el documento. Si pone su rúbrica por un año, sabe, aunque se haga el distraído, que es apenas un ‘a ver qué pasa’, casi una ‘cita a ciegas’, un: ‘ ¿y si liga?’.

¿Lo imposible ya es posible?
Aparece ahora Juan Reynoso como una de las opciones, no me extraña porque un administrador es ante todo, empresario, ve con frialdad números, costos y beneficios. Hace 10 años, que el ‘Juan’ sea candidato era imposible, él pisaba Matute dirigiendo algún rival y se llevaba una lluvia de insultos (entre otras lluvias, claro). Desde hace un tiempo, ya ha bajado esa marea, ahora llega y le va como a cualquiera. Sé que debo escribir esto con sumo cuidado y respeto porque los hinchas aliancistas mayores de 40 no olvidan el impase con él, hay un tema sensible con ellos, pero que a la gente joven del club le dé igual y algunos hasta lo pidan, no me sorprende., muchos de los que dijeron “sobre mi cadáver”, ya no están, Por ello creo que un día va a llegar allí, no sé si ya pasaron los años suficientes para eso, pero que está más cerca que antes, lo está.

El otro día veía en televisión una encuesta donde le preguntaban a la gente sobre personajes de los años 80 y casi nadie atinaba quiénes eran. Ni a  Abimael Guzmán reconocían. Si eso ocurre en la política, imagínense en temas menores y el ‘Juan’ al final no mató a nadie. La gente olvida, los rencores se ablandan, en parte porque quienes los experimentan se van muriendo, lo vemos todos los días, las elecciones presidenciales de cada lustro son un buen termómetro. Y el hincha joven de Alianza quiere ser campeón pronto, claro, sabe que Reynoso no lo garantiza tampoco, pero entiende que lo aproxima. Ya si pretende logros internacionales, pues buscará a otro estratega más adelante, pero acá -fútbol peruano- Reynoso es hoy ‘el que corta el queque’ dentro del círculo exclusivo y distinguido de los técnicos nacionales. Para un sector de la prensa, televisiva sobre todo, es Moisés con las Tablas de la Ley en mano, más respetado que Cubillas llegando a Lima luego de Argentina ’78. Su arquero ataja de verde y dicen que es porque Reynoso sabe que así es menos perceptible para los atacantes rivales, y obvio, esa nadie la sabe, ¡genio! Rota jugadores hace años y aseguran que ahora ya en Europa están haciendo lo mismo, es decir, es un adelantado total.

El hoy técnico de FBC Melgar ha ido cambiando, sí. Me refiero a lo futbolístico porque el carácter y la personalidad, después de los 30, es imposible. Empezó siendo un técnico defensivo, que evitaba en lo posible tener habilidosos, solo quería ‘perros’. En 2009, llegando nomás a la ‘U’, le dijo a Donny Neyra -que estaba en su momento ‘top’- que no le servía, que busque equipo. Cinco años después, lo pidió para llevarlo a Arequipa, como luego pidió a Montaño que no le quita una pelota ni a su sobrino. Lo estético como exhibición le sigue importando menos que el Día del Periodista, pero ahora ya incorpora uno que otro talentoso esté en decadencia o no, ya no pone once jugadores de fulbito de mano, todos igualitos. En Matute, los que sigilosamente lo mandaron a sondear, buscan estilo y título, todo en paquete y lo más pronto posible, no es la única opción pero entienden que él se los puede dar. Claro, estilo muestra FBC Melgar también y gana, que sea una lindura, es otra cosa.

Ah, y Sanguinetti también tenía estilo, por si acaso…. El ‘ollazo’ lo es.