La Fifa hizo todo lo posible para que Paolo Guerrero corra la cancha en el mundial. No se tratará de Messi o Cristiano, pero al fin y al cabo, es una estrella, una prenda de lujo que dentro de un vestuario como el blanquirrojo, con no pocos componentes ‘gamarrenses’ y ‘polvosazuleños’, se hacía imprescindible de lucir p, porque para Infantino y los suyos, los países que van al mundial deben ir ‘bien vestidos’ dentro de sus posibilidades, con lo mejor que puedan ponerse. Esa es la premisa que tenían clara al habilitarlo. Y es... Seguir leyendo...