logos-chica2504 Me voy a referir al tema del litigio entre la FPF y Universitario, y lo haré con los elementos de juicio que me han sido alcanzados de ambos lados. Empiezo aclarando que no es tema de este ‘post’ hoy si es justo que castiguen a la ‘U’ o si no lo es. Porque de lo contrario, va a haber un montón de gente escribiendo a mi cuenta de Twitter para decirme cosas como: “Si no pagan sus deudas en ese club, cómo quieren contratar”, “deberían descender” o “mejor que no contraten para que jueguen los jóvenes que tienen mucho futuro”. De hecho, ya lo me lo dicen, y eso que no he escrito aún una sola palabra sobre el tema hasta ahora. Por favor, no se desgasten inútilmente, yo solo voy a exponer las dos estrategias de este asunto mediático, y qué es lo que parece, a todas luces, que va a ocurrir. Más allá de si usted, según su camiseta, se siente identificado, solidarizado o ‘enamorado’, de una de las dos causas: la de descender a Universitario o la de evitarlo.

Como todos saben, la Comisión de Licencias que encabeza Gonzalo de las Casas bajo la aprobación del Gerente de Proyectos y Licencias de la FPF, Mario Maggi, decidió restarle el año pasado un punto al club Universitario en el acumulado y prohibirle contratar jugadores para esta temporada, con lo cual la entidad de Odriozola quedó más que diezmada en lo deportivo porque muchos contratos vencían, debiendo mejorar algunos sueldos para que, al menos, algunos jugadores no dejen la entidad. Perdió la clasificación a ‘Fase 2’ de Libertadores por un gol de diferencia, habiendo allí alrededor de medio millón de dólares de por medio que se le escapó entre los dedos. Si la idea era ayudar a la ‘U’ a mejorar sus finanzas, quizá no fue el mejor camino, por lo que se vio.

Lo cierto es que la Comisión de Licencias consideró a fines de 2017 que tras varios incumplimientos de Universitario en lo referido a deudas tributarias, era oportuno, como medida ejemplarizadora, prohibirle contratar durante un año, porque Fifa contempla esa posibilidad. Como ellos mismos afirman, actuaron de tan buena fe, que “inclusive pudieron hacerlo antes”. Esa frase que para muchos no revistió importancia, es clave para descifrar el desenlace de este duelo legal, como veremos más adelante.

Los argumentos

El alegato de la FPF sostiene que es potestad de la entidad sancionar con prohibición de contratar los casos en los que haya una sucesión reiterada de infracciones en el ámbito financiero estén referidas o no a planillas de jugadores, pues no es necesario establecer una cantidad determinada de infracciones como tope para aplicar el castigo mayor, el cerrarle el libro de pases al club elegido. Además subraya que la prohibición de contratar por no pagar asuntos tributarios es contemplada por los reglamentos de Fifa en la actualidad.

Pero el alegato trazado desde Ate para desbaratar el castigo impuesto se basa precisamente en que el reglamento de licencias peruano, de reciente data, no especifica con exactitud cuándo se aplica la sanción aquella que prohibe contratar futbolistas, pues esta es parte de un conjunto de posibles penalidades, algo así como un ‘menú a la carta’. Es decir, si no se cumple, al inicio son amonestaciones, luego multas, y ya si se reincide reiteradamente en la actitud, resta de puntos e inhabilitación para contratar. El que sanciona, elige la sanción y el momento, y la figura de castigo de la ‘reincidencia reiterada’ no está precisada. Para ellos, por ejemplo, puede ser tras 5 llamados al orden, como para para mí tras el tercero y para usted, quizá luego del decimoséptimo.

¿Qué dicen la reglas FIFA?

Fifa establecería que para aplicar tan drástica medida, esta debe estar contemplada como una sanción determinada como consecuencia a un número también determinado de infracciones, y no de acuerdo al criterio de quien sanciona. Debe ser ‘taxativa’, es decir una regla que no admite discusión, que por su claridad no permite derecho a réplica. Por ejemplo: ‘Al quinto incumplimiento, inhabilitación para contratar’. No al cuarto o al octavo, no: al quinto. Insisto, es un ejemplo.

La estrategia legal de Universitario, también sostiene que el sistema de licencias en la Federación Peruana de Fútbol, se ha implementado mal, pues no modificó sus estatutos para aplicar legítimamente la regla. Las normas FIFA y Conmebol requieren de mayores formalidades para aplicar el sistema. Por tal motivo, si el sistema está mal aplicado no puede aplicar sanciones. Se viola el principio fundamental del derecho sancionador. En derecho a eso se le llama: ‘principio de tipicidad’. Es decir, la necesidad de que para toda conducta especifica exista una sanción especifica.

Cuentan que cuando los administradores de la ‘U’ consultaron el caso con el abogado español que hoy los asesora, Juan de Dios Crespo, este no pudo menos que sonreír asombrado, ofreciéndose a llevar el expediente al TAS él mismo, porque entendió que no le quitaría demasiado tiempo resolverlo a favor. Y es que no se puede imponer una sanción tan severa sin una precisión de esta que sea inobjetable. Este sería el caso.

A simple vista, para la ‘U’ ganar en el TAS asoma tan sencillo como cantar completo el tema: ‘porque yo creo en ti’ sin equivocarte. Repito, eso más allá de que nos resulte justo o no que pague o deje de pagar, ese es otro tema. Estamos hablando de un hecho objetivo: Universitario tiene las de ganar frente a la FPF en un tema donde por razones que se desconocen, los dirigentes federativos han actuado con particular celeridad. Una celeridad que los ha inducido inclusive, por primera vez, a publicar documentación habitualmente confidencial sobre pagos e incumplimientos de este año y que dejan en mala posición ante la opinión pública a la ‘U’.

El aparente apresuramiento que parece guiar a la Comisión de Licencias pasa también por temas como la aprobación de estadios nuevos y precarios donde se vienen jugando partidos de Primera División y que, en algunos casos, son menos presentables que aquellos a los que se puso un veto.

Un argumento que abona en beneficio del club Universitario estriba en que los mismos dirigentes de la Comisión de Licencias han dicho en más de una oportunidad que en aras de mostrar su buena voluntad no sancionaron antes a los merengues con la posibilidad de no contratar. Sin darse cuenta, implícitamente deslizan con ello que la norma se aplicó a voluntad, es decir bajo la subjetividad del criterio personal de quien ejecuta la norma.

Con ese argumento, Universitario intentará ganarle en el TAS a la FPF, y luego pedir una más que significativa indemnización. Garcilaso ya le ganó allí a la FPF y le devolvieron hace poco seis puntos restados en mesa. Perder otra vez (ahora ya a través de la Comisión de Licencias), no sería novedad. En Videna sienten que el papá (Fifa) y el hermano mayor (Conmebol) están con ellos, pero el problema radica es que quien decide es el TAS. Y ese juez no pertenece a la familia.