teleferico-dondelashistoriascaen

Si existe una banda nacional y contemporánea realmente de culto, esa es Electro-Z. Con un único e impecable disco lanzado en 1999, el cuarteto dejó una imborrable huella gracias a la sonoridad que estableció en la escena local antes de desaparecer en el 2003.

De aquella agrupación quedó el baterista Christian Vargas, quien en la década pasada formaría Abrelatas y luego Teleférico, proyecto unipersonal que irrumpió en la escena con dos discos por demás interesantes: Estados Colectivos de Armonía (2008) y Cuando encontremos una muerte selecta (2010).

Este año resucita su propuesta en solitario con una tercera producción, Donde las historias caen…, ocho canciones que mantienen la línea de sus trabajos previos, con harta experimentación y capas de guitarras que parecen infinitas y se confunden unas a otras en varios pasajes.

RUIDO NOSTÁLGICO

Abre el disco el track instrumental y homónimo, “Donde las historias caen…”, cuyo minuto y medio es el preámbulo justo y necesario para “Encuentros olvidados”, canción que fluye entre los parámetros del noise rock de herencia noventera; remanente y básico, pero efectivo.

Así llega “Antipop”. Este tema —que cuenta con la colaboración de Jessica Arakaki (vocalista de la banda Invernal)— es un conglomerado de guitarras y ritmos convertidos en sensaciones pretéritas y pausadas, que contrastan con la enérgica “Cuentos de verano” y su atmósfera más bien ruidista.

“Sonómetro” es un punto aparte en el disco, una excusa electrónica y experimental que deriva en el track “Demasiado espacio entre los dos”, donde las voces conjuntas de Vargas y Arakaki crean una pertinente metáfora sonora, además de un contrapunto sutil y agradable.

El álbum cierra con “Luego del camino” y “Mitomanías”, una nueva e interesante contraposición musical generada entre la energía guitarrera de la primera y la exploración electrónica que propone la segunda.

BRILLAR DESDE LO ANTIPOP

teleferico

No sé a ciencia cierta si la poco vistosa portada del disco fue intencional. Una forma de decirnos que lo que importa, finalmente, es lo que escuchas. Si es así, Vargas acierta con ocho canciones que, sin pretensión alguna, evidencian la importancia del sonido en épocas digitales y de nuevas tendencias. Un gran disco antipop.

► Ficha técnica

País: Perú
Año: 2015
Sello: Independiente

► Escúchalo aquí a través de Soundcloud: