libido-amaromatar

Durante todos estos años, Libido ha tenido varios Libidos. Repasemos: está el primero, aquel que en 1998 debutó con un gran álbum homónimo, plagado de celebrados temas como “Sed”, “Libido” o “Como un perro”. Luego llegaría el segundo; la agrupación que editó el correctísimo Hembra (2000) y se hizo de un premio MTV. El tercero fue el que más trascendió: es el cuarteto que lanzó el fenomenal Pop*Porn (2003) y nos mostró su propuesta mejor elaborada.

El cuarto estuvo marcado por la salida del baterista Jeffry Fischman y la inclinación hacia motivos andinos en Lo último que hablé ayer (2005). El quinto —y último— Libido es el que empezó a decaer en su calidad compositiva, publicó un disco muy ligero (Un día nuevo, 2009) y expiró tras la salida del bajista Toño Jáuregui.

El preámbulo biográfico me sirve para concluir lo siguiente: hoy en día, las circunstancias legales han forzado la coexistencia de dos bandas con el mismo nombre, pero ninguna de ellas es Libido. Ya no más. Por ello, cualquier producción que emprendan los miembros restantes debería despojarse de esa vieja mochila. Al menos, así lo exige la fresca y muy adecuada producción que acaban de editar Salim Vera y Manolo Hidalgo, junto a Juan Pablo del Águila y Wilder López.

libido01

Porque Amar o Matar es eso: un EP bien pensado, que le da una segunda oportunidad al sonido clásico de la agrupación y a otras puertas que no habían abierto antes. El cuarteto nos regala así una dosis indispensable de guitarras, pero también una cuota de elementos sonoros que aproxima al álbum hacia géneros disímiles como el folk y el electropop.

Así lo deja entrever el track inicial, “Llévame”, que conjuga riffs guitarreros y secuencias pertinentes; o el sencillo promocional, “Pero aún sigo viéndote”, cuya letra nos remite al desamor post-adolescente de temas previos como “No será lo mismo sin ti” o “No voy a verte más”. Es un single bastante naif, ciertamente, pero efectivo como hit.

“Mariposas”, por otro lado, es un atractivo track a punta de guitarra, voz y cuerdas. Una apuesta al folk más pausado, que contrasta bien con “Nada que me ate a ti”, que ostenta una rítmica fluctuante entre el electro y el alt country. Asimismo, el pop rock que encumbró al grupo a inicios de siglo aparece en los dos últimos temas: “Igual que ayer” e “Y vuelves a aparecerte”, los cuales rescatan al viejo Libido y, al mismo tiempo, lo envuelven de sonidos más contemporáneos.

Desde el propio uso del formato EP, la agrupación —o lo que queda de ella— se reinventa y se esfuerza por despojarse del pasado; por lo menos, en el plano musical. En Amar o Matar, Libido logra sincerar su sonido en diversos pasajes, por lo que este disco se propone como una experiencia para nuevos oyentes y no solo para los fanáticos de base. Es, pues, un primer reboot de la banda.

 

Destacan: “Llévame”, “Mariposas”, “Nada que me ate a ti”.


 

► Ficha técnica:

Sello: Independiente
Productor: Lucho Benzaquen • Phil Vinall • Libido
Grabación: El Microondas Estudio
Formato: Digital

 


► Escucha Amar o Matar a través de Spotify: