theavalanches-wildflower

Apenas cuatro años después del fundamental Endtroducing… de DJ Shadow, alto disco en las lides del «plunderphonics» (término con el que se denomina al arte de crear música a partir de grabaciones existentes), apareció un estupendo álbum en la misma línea creativa: Since I Left You (2000), el debut de los australianos The Avalanches. Una producción que no solo los puso en el radar de los amantes del collage sonoro, sino también en el de la crítica especializada.

Sin embargo, pese a los comentarios positivos que recibió ese primer disco, la banda originaria de Melbourne solo se mantuvo activa hasta el 2003. Posteriormente, trabajaron en algunas mezclas y nuevos «samples», pero las diferencias internas –entre otros factores– fueron determinantes para el quiebre: hoy el otrora sexteto se ha convertido en un dúo, conformado únicamente por los miembros fundadores Robbie Chater y Tony Di Blasi. Una situación que no les ha impedido rescatar el material elaborado durante la década pasada para presentarnos, después de dieciséis años, su segundo trabajo de estudio: Wildflower.

theavalanches01

Esa destreza para combinar extractos de canciones creadas por otros, un sello personal de The Avalanches, está vigente y se manifiesta en cada uno de los veintiún tracks que componen este nuevo material. En la primera mitad, no obstante, destacan tres temas: “Because I’m me” (cuya base son extractos de “Want ads” de The Honey Cone y “Why can’t I get it too” de Six Boys In Trouble); “Frankie Sinatra” (que incluye un «sample» de “Being for the benefit of Mr. Kite” de The Beatles); y “Subways” (sencillo promocional que se construyó sobre la pista del mismo nombre lanzada por Chandra en 1980). En la segunda mitad, resaltan otros dos: “Livin’ underwater (is somethin’ wild)”, que Chater y Di Blasi nos plantearon a partir de “Water woman” de Spirit y “Uncle Albert/Admiral Halsey” de Paul McCartney; y “Stepkids”, cuya única referencia es el track de The Folk Implosion, “Raise the bells”.

Los australianos, pues, emergen desde la casi absoluta desaparición y nos demuestran –como otros artistas lo han hecho en estos últimos años– que los retornos son posibles. Pero los retornos exitosos; es decir, no aquellos que registran un gran número de ventas, sino los que prueban que la esencia puede quedar intacta a pesar de los años. En ese sentido, The Avalanches ha sostenido su naturaleza sonora. Una buena noticia para quienes disfrutamos de la artesanía electrónica, si cabe tal descripción para semejante trabajo de precisión musical, como el que nos acaba de ofrecer este dúo. Una vez más.

 


 

 9 / 10 
 

Sello: Modular
Producción: Robbie Chater • Tony Di Blasi
Grabación: Sing Sing Studios (Melbourne, Australia)
Formato: CD • Vinilo • Digital