juangris02

Con la energía y espontaneidad de su primer EP, Está Bien Por Ahora (2015), registrado de manera amateur, Juan Gris se posicionó como uno de los abanderados del indie rock local. Y lo lograron con argumentos: canciones como “Amigo” y “A veces” están impregnadas de ese espíritu enrevesado, alpinchista, melancólico, que hoy tiene tantos adeptos.

Ahora, la banda limeña da el siguiente paso con un segundo EP, Brillante, que se lanza bajo el sello Plastilina Records. Conversamos con Roman Morales, voz y guitarra de la agrupación, sobre esta nueva incursión discográfica, que se presentará el 30 de setiembre en el Etnias Bar. Las entradas, por supuesto, ya están a la venta a través de Fuzz Pass.

 

¿Cómo nació la posibilidad de grabar este nuevo material?
R: Todo sucedió gracias al Chino Hamann, quien me dijo que podíamos grabar con al financiamiento de unos amigos con los que había armado un sello. No teníamos ni un año tocando y fue genial que eso ocurriera. Entonces, más o menos a inicios del 2016, empezamos a grabar en el estudio Dragón Verde; era algo nuevo, sobre todo para mí, que estaba acostumbrado a grabar en mi cuarto de modo amateur, como sucedió con el EP Está Bien Por Ahora. Recuerdo la cara de los amigos detrás de la cabina de grabación, y yo desafinando debido a los nervios porque no entendía cómo debía hacerlo. Me sentía como un cerdito acostumbrado a su charco. El lugar era tan profesional, que me sentía un desastre; pero lo fui resolviendo. Las experiencias nuevas cuestan mantenerlas, comprenderlas y encaminarlas. Tristemente, ciertas cuestiones hicieron que los planes se vinieran abajo, y llegó otra vez la inestabilidad y el estancamiento.

Aunque se logró resolver.
R: Sí. Después de unos meses, apareció Jalo Núñez del Prado, de Plastilina Records, quien compró las grabaciones. Así, desde España contactó a Carlos Díaz, productor de Los Planetas, quien es el que terminó de hacer la mezcla y masterización de Brillante. Tras ello, el dilema era la portada del álbum: yo creía entonces que el EP tardaría mucho más en salir, ya que Jalo quería una cosa y nosotros otra, pero la comunicación fue muy importante. Gracias a la intervención de Alexandra, una compañera y amiga de la banda, las cosas se resolvieron pronto.

¿Qué de nuevo trae este EP?
R: Brillante contiene grabaciones hechas en el estudio con mucho amor y drama. La mayor sorpresa es que, si dejas correr las canciones en sentido inverso, recibirás una serie de instrucciones subliminales sobre estrategias sobrenaturales para armar una banda de rock, pequeña y simple, pero digna de un Apocalipsis capítulo 12 y de la alineación estelar del 23 de setiembre [risas].

Han tenido menos presencia en Lima este año y más bien han viajado a Huancayo, Tarapoto y Trujillo. Pero, en general, han estado algo desaparecidos. ¿Esto respondió a una estrategia para el lanzamiento del EP?
JG: Puede vislumbrarse como una gran estrategia, pero en realidad, desde mi posición, todo sucedió en función a un momento en que no tenía dinero ni ánimo de ensayar o tocar. El verano me enfermaba y sacaba lo peor de mí; en más de una ocasión, fui poseído por el pesimismo y estaba saturado por la rutina de los días y las cuestiones personales. Desde la posición del colectivo, como banda, me parece que más que planear una estrategia, vislumbrábamos cómo sería el resultado final, obviando el proceso muchas veces. Debíamos aterrizar, ver nuestras posibilidades y jugar así nuestras cartas. Si bien a Betto, Diego y a mí nos une el compañerismo y el amor por Juan Gris, también debo admitir que somos algo dispersos con los horarios y no siempre todas nuestras fuerzas están volcadas al rock. Sería genial ensayar mínimo 4 o 5 veces por semana, pero ya no somos los vecinos adolescentes que viven en un mismo barrio, ni contamos con el tiempo de los días dorados; debemos pagar las cuentas. Ensayar dos veces por semana, un par de horas, ya es un éxito; tocar solo por unas cervezas ya no nos sabe tan divertido. Nuestros viajes a provincia fueron hermosos. Ver al público en Huancayo, cantando junto a nosotros, me devolvió la fe.

La movida en provincia es muy diferente.
JG: Es muy diferente en cada lugar. Compartir el rock con bandas punk, de metal o de grindcore, ya sea en Tarapoto o en el Centro de Lima; o ver en Huancayo a chicos muy jóvenes acompañados de sus padres, me parecía muy hermoso. En Trujillo fue muy genial también, aunque el calor hizo que casi me desmayara. En general, todas las ciudades de provincia comparten esa energía de aventurarse a jugar, así se pierda; las personas involucradas para que viajemos siempre han sido muy buena onda, además. Han cumplido con nosotros, y les estamos muy agradecidos.

¿Qué sigue para Juan Gris luego después de este lanzamiento?
JG: Hacer la maqueta de un nuevo disco. Ya no será un EP, sino un álbum largo que traerá canciones inéditas y otras cuantas del primer trabajo. También planeamos sacar un disco en vivo registrado por Lucas Rossetto, sonidista de Él Mato a un Policía Motorizado. Sin embargo, la sorpresa es que, muy posiblemente en diciembre de este año, lancemos una edición especial de nuestro primer EP en vinilo. Sería un pequeño tiraje… veremos qué ocurre. Por lo demás, vamos a ensayar bien para las próximas fechas: tocamos el 21 de octubre en Your Space Day en el Centro de Lima y el 4 de noviembre volvemos a Huancayo, por tercera vez, para el Festival La Karavana.

 

► Escucha Brillante, el nuevo EP de Juan Gris, a través de Spotify: