jeffrosenstock-post

Todo arranca así: «Dumbfounded, downtrodden and dejected (Estupefacto, pisoteado y abatido) / Crestfallen, grief-stricken and exhausted (Caído, afligido y agotado) / Trapped in my room while the house was burnin’ (Atrapado en mi habitación mientras la casa estaba ardiendo) / To the motherfuckin’ ground (Hasta el maldito suelo)».

“USA”, la canción más atractiva de POST-, el nuevo disco de Jeff Rosenstock, aplica bien los principios del punk: no solo tiene un sonido aplastante, muy revestido de guitarras y con las pausas necesarias, sino que también nos regala una de las letras más honestas y coyunturales made in Norteamérica (la “casa” que arde, según la letra). Básicamente, un manifiesto en contra de Donald Trump, la posverdad y la politiquería.

Ambicioso, lírica y musicalmente, pero sobre todo ingenioso. Así, “USA” concluye con una explosión coral en plan The Wall, que canta: «Et tu, USA! Et tu, USA!», un guiño a la frase que habría pronunciado el romano Julio César antes de ser asesinado tras un complot de Bruto («¿Y tú?»). Frase que suele utilizarse para representar una traición inesperada por parte de alguien importante; como, por ejemplo, un presidente en funciones.

Es la misma línea que sigue otro alto track del álbum, “All This Useless Energy”. Aquí, mientras coquetea abiertamente con un indie rock de elevadas distorsiones, Rosenstock nos canta desde la desesperanza: «I’m worried of abandoning (Estoy preocupado por abandonar) / The joys that framed my life (Las alegrías que moldearon mi vida) / But all this useless energy (Pero toda esta energía inservible) / Won’t hold me through the night (No me sostendrá durante to la noche)».

Pero también tiene tiempo para abordar la nostalgia, por ello baja las revoluciones en la aplicada “9/10″, una pieza que aterriza en el power pop sin mayores complicaciones. Aunque POST- fue lanzado sorpresivamente durante el pasado 1 de enero, la crítica coincide en que es, desde ya, el primer gran elepé del 2018. No se equivocan: difícilmente veremos una obra que mantenga un alto nivel sonoro y una crítica abierta y honesta a lo largo de diez canciones, y sin caer en el moralismo. Como mandan los cánones del punk.

(8/10)

 


Sello: Polyvinyl
Producción: Jack Shirley
Grabación, mezcla y masterización: Jack Shirley en Atomic Garden (California, EE.UU)
Arte: Hiro Tanaka
Formato: Digital • CD • Vinilo