rodblur-dividedobelisk

Cuatro producciones en dos años no es poca cosa. Por ejemplo, démosle un vistazo a la creciente discografía de Rodrigo Pinedo (alias Rod Blur): en el 2016, nos sorprendió con su EP debut Delta Hauser; y en el 2017 presentó Under the Shadow of Saturn, además de su primer larga duración, The Life and Death of Delta Hauser and the Zombies from the Sun. El 2018 no iba a ser la excepción, por lo que ya editó su segundo elepé, titulado The Divided Obelisk of the Invisible Spectrum.

A cada uno de estos discos, el músico nacional los ha definido como «conceptuales». Y este último álbum, según ha dicho, aborda «la experiencia de la mente humana a través de un personaje llamado 9». Cabe decir que esta es otra característica constante de su obra musical: desarrollar historias ficticias y épicas a través de numerosas canciones; en el caso de The Divided Obelisk, mediante dieciocho tracks.

Pero siempre es un riesgo apelar a tantas canciones, ya que aumenta la probabilidad de tener notorios altibajos. Así, en este nuevo elepé, a Rod Blur le va mejor cada vez que gira las perillas de la distorsión para manejar la intensidad de las guitarras. Tal es el caso de “Nine in two”, “Vortex Obelisk” y “Normandy”, que también están estructuradas a partir de un bajo agresivo y protagonista. Ni qué decir del mejor tema del disco, “Saturn”.

Sin embargo, esta eficacia decae cuando apela a la instrumentación mínima, que además puede resultar pretenciosa. Ahí están las redundantes “Dissonance” (donde saca a relucir una guitarra acústica que propone una progresión poco significativa), “The ballad of the invisible rockstar” (con una guitarra eléctrica limpia y unos strings digitales que no aportan mucho), y “Divided” (una suerte de “Fitter happier” que no nos llleva a ningún lado). Si quitáramos estas tres canciones, nadie las extrañaría.

Dicho esto, que no se nos malentienda: The Divided Obelisk of the Invisible Spectrum es un trabajo interesante, con mejores momentos que otros (sobre todo, cuando se acerca al post-punk y no tanto al art rock). Pudo ser más corto, eso sí, porque la brevedad favorece a Rod Blur, como lo demostró su correctísimo EP Under The Shadow of Saturn (2017). No obstante, Rodrigo Pinedo sigue siendo una promesa de la escena local, y aún está en camino del álbum definitivo. Seguro que llegará pronto.

(7/10)

 


 

Sello: Poseidon
Producción: Rodrigo Pinedo
Grabación, mezcla y masterización: Poseidon Labs (Lima, Perú)
Arte: Walter Lopez
Formato: Digital