Te estas esforzando mucho, día tras día, en tu trabajo, estudiando, mientras entrenas y así en todo lo que haces.

Vas luchando por crecer, por ser mejor, has celebrado muchas victorias y otras veces fuiste derrotado, como todos. Sin embargo, sientes que tu esfuerzo merece más y mejores resultados.

Ambición y ganas de superación no te faltan, estoy seguro, esas cualidades son la energía que necesitas en tu vida pero no son suficientes para tener el éxito que deseas, también necesitas enfoque y saber que estas yendo en la dirección correcta.

No se trata de hacer más sino de hacer mejor

Ya tienes tu plan de vida - Tiempo al Cuadrado

Esto es algo que he ido aprendiendo a fuerza de portazos en la cara: haces mucho, cierras pendientes a lo largo del día, pero no sabes si todo lo que hiciste te acercó a tus objetivos realmente impactantes.

A veces pensamos que por estar “haciendo algo” estamos siendo productivos y nada más lejos de la realidad. Si lo que haces no influye en tus objetivos quiero decirte que, lamentablemente, estás viviendo un espejismo que te hace sentir ocupado pero sin agregar el valor que potencialmente puedes dar.

Sin un plan claramente establecido tu esfuerzo impacta menos
Quiero que recuerdes este diálogo de la famosa obra “Alicia en el País de las Maravillas”, cuando Alicia pregunta al Gato de Cheshire sobre cómo podría salir de donde está:

- ¿Podrías decirme, por favor, qué camino debo seguir para salir de aquí?
- Esto depende en gran parte del sitio al que quieras llegar.
- No me importa mucho el sitio.
- Entonces, tampoco importa mucho el camino.

Lo mismo nos pasa a todos en ciertas ocasiones, queremos hacer algo para deshacernos de él sin importar el fin, una forma elegante (pero costosa) de perder el tiempo, sobretodo porque pareciera que no lo perdemos.

Tu esfuerzo merece mejores resultados
Queda claro que necesitas ganar enfoque y dirección en lo que haces para ser más productivo, necesitas una estrategia personal, entonces, quiero proponerte un ejercicio sencillo pero muy potente, coge una hoja de papel en blanco y un lápiz y empieza a vaciar tu mente, responder las siguientes preguntas podría ayudarte en el proceso de reflexión.

- ¿Cómo imagino mi vida dentro de 3, 5, 10, 15, 25 años?
- ¿Lo que hago ahora está alineado a ese ideal de vida en el futuro?
- ¿Tengo tiempo para desarrollar otras habilidades y facetas de mi vida?
- ¿Tengo objetivos específicos a lograr en este año?
- ¿Tengo claro qué tengo que hacer para lograr esos objetivos?

Que este sea el primer paso, el de aceptación de una carencia, una que todos tenemos, la falta de planificación personal.

Estas a tiempo de corregirlo, en cada artículo siguiente de este blog vamos a ir profundizando en técnicas y herramientas para que puedas diseñar tu estrategia personal y la hagas realidad en el menor tiempo posible, esa es la esencia de la productividad personal, no hacer mucho ni rápido solamente, sino hacer bien.

Ahora es tu turno, ¿tienes un plan de vida?, ¿lo que haces está alineado a tus objetivos?

¡Hasta la próxima!