10 de agosto del 2020 °C
Trinchera crema

Hasta la final, compadre

El titular del post es más un desafío o, si quieren, un buen deseo. Y no lo digo porque no crea que Universitario no ganará su grupo en la Liguilla, sino porque me parece que el compadre la tendrá muy difícil. ¿El motivo? Enfrentará al Juan Aurich, sin lugar a dudas, el mejor equipo de la primera parte del Descentralizado. Los hombres de Navarro no fueron una aplanadora ni jugaron el fútbol más vistoso, pero cumplieron con su tarea sin muchos sobresaltos: se hicieron fuertes en casa y robaron puntos importantes de visita. Son gente experimentada, que sabe de títulos, hambrienta de volver al primer plano como el Cienciano del 2003.

A falta de saber si jugaremos ante Melgar, Cienciano, Cristal o Inti Gas (el duelo de este miércoles, entre los arequipeños y Bolognesi, lo dejará aclarado), nos ha tocado un grupo complicado, aunque factible. ¿Qué tenemos en contra? Los partidos en la altura y, sobre todo, la falta de gol. ¿A favor? Los seis puntos de ventaja sobre nuestro perseguidor más cercano. Hay casi dos semanas para que se recuperen los lesionados y Reynoso encuentre el equipo. Se viene una liguilla emocionante.

Seguir leyendo...

La balada del gol perdido

"Más bajo ya no se puede caer" suelen repetir ciertos economistas y periodistas deportivos para definir una situación límite. Les confieso que no me gusta usar esa frase porque soy un convencido de que, al menos en el fútbol, siempre se puede jugar peor.

Si desastre fue la palabra usada para definir lo ocurrido ante Bolognesi, habría que inventar otra para tratar de explicar la derrota ante Vallejo. A decir verdad, tal como se planteó el partido, no había manera de ganarlo. En primer lugar, la bendita rotación nos regaló una alineación inédita, desequilibrada y, mucho ojo, sin ningún Sub 20 en cancha (lo que nos va a traer problemas en la liguilla porque seguimos lejos de completar la Bolsa de minutos); Fito Espinoza se quedó en la banca para dar paso a un intrascendente Vásquez; se volvió a cambiar la línea defensiva, con jugadores rápidos, pero limitados como Villamarín. En tanto, Ñol, pese a que metió un par de pases-gol, siguió mostrando su sapiencia a cuentagotas. Pero lo más grave fue que el equipo volvió a jugar un fútbol horizontal, lejos del área contraria, poco agresivo, que mantuvo casi sin trabajo a Fisher Guevara durante el primer tiempo. Tal como hizo Bolo, los trujillanos fueron pacientes, no se desesperaron y buscaron el contragolpe para aprovechar los vacíos dejados por nuestros defensas cuando se iban al ataque.

Del clásico para adelante, el equipo se ha venido de cara. Y en la banca siguen sin asomar las respuestas.

Seguir leyendo...

Puntero mentiroso

Puntero mentiroso. Quien vio el partido ante Bolo y luego la tabla de posiciones podría llamarnos así. O quien leyó el informe publicado por El Comercio sobre la situación económica de la institución. O quien escucha a nuestros dirigentes contradecirse entre ellos, afirmar cosas sin sentido, como es su costumbre.

Puntero mentiroso. Solo escucharlo fastidia, enerva, amarga. ¿Pero es la 'U' realmente un puntero mentiroso? ¿El equipo tiene argumentos suficientes para ganar la liguilla? ¿El libreto de Reynoso alcanza para pensar en que a fin de año podremos gritar campeones otra vez?

Este post iba a llamarse "Se busca 9", pero luego cambié de opinión. La 'U' no necesita solamente un goleador, necesita, por encima de todo, ideas. Ante Bolognesi sufrió por enésima vez esa desesperante ausencia de variantes que suele acompañarla cuando enfrenta un rival que se cierra con orden y asume su labor defensiva con tranquilidad. Entonces, surgen los pases temerosos hacia los costados, los toquecitos intrascendentes, los centros sin dirección, las paredes mal hechas. Y después sobreviene el desastre. Porque empatar a cero con el colero, en casa, y jugando con un hombre más no puede tener otro nombre: es un mayúsculo desastre.

Seguir leyendo...

La cabeza de Juan

¿Negocio? ¿Puntazo? El empate ante el Sport Huancayo no ha despertado mayor entusiasmo, pese a que el equipo del paraguayo Cubilla es uno de los más fuertes del campeonato y a que por obra y gracia de la bendita rotación, Reynoso presentó un once con muchos cambios.

A primera vista, lo mejor del partido fue la notable actuación de Raúl Fernández. Para mi gusto, sin embargo, lo más destacado fue el dibujo táctico del 'Cabezón', que amarró al rival desde los primeros minutos hasta aburrirlo y dejarlo sin ideas. Fue una tarde casi perfecta del cuarteto defensivo, con menciones destacadas para Rabanal y los centrales. En el medio, Fito, Toñito y Vásquez le cortaron el flujo a la volante huancaína, mientras que Piero y La Torre pelearon arriba con entusiasmo, aunque con pocas ideas. ¿Pudimos perder? Por supuesto. La apuesta de jugar al filo suele traer ese riesgo.


Ahora vienen Bolo y las especulaciones. De haber concluido la primera parte del torneo el domingo, la crema enfrentaría en la liguilla a Alianza, Cristal, Melgar, Huancayo, Gálvez, Alianza Atlético y Sport Áncash. Dos rivales clásicos, tres partidos en la altura y las difíciles plazas de Chimbote y Sullana. ¿Es momento de jugar con los resultados para acomodarnos en un grupo menos complicado? ¿El pragmatismo debe vencer al corazón?

Seguir leyendo...

¿Fernández o Llontop?

La pregunta hubiese resultado absurda hace poco más de un mes, cuando Raúl, pese a su lesión, era el número 1 indiscutible. En el instante aciago en que Paco Bazán se golpea el hombro y tiene que abandonar la cancha en pleno clásico, millones de cremas sudamos frío ante la presencia de un chico sin mayor experiencia en medio de un partido calientísimo, que se jugaba en casa y el cual, además, se iba perdiendo. Sin embargo, sus manos seguras, buena ubicación y plasticidad lo convirtieron en la figura de ese encuentro. Y si alguno pensó que aquella actuación fue apenas un golpe de suerte, los siguientes partidos se encargarían de desmentirlo.

Hoy, aunque parezca prematuro, no son pocos los que discuten si Fernández -aparentemente ya recuperado de sus males- debe volver al equipo titular. Hace menos de dos meses decían que tenía un pie y medio en el Toulouse, después que Boca lo tenía en cartera y hace poco que la Universidad de Chile lo quería. Hoy se discute si puede ser titular. ¿Somos injustos con Raúl? ¿acaso no estamos sobrevalorando a Llontop? Sea lo que fuere, en lo que no hay el menor asomo de duda, es que seguridad es lo que sobra en el arco crema.

Seguir leyendo...