El compadre se angustia y el celeste desespera. El Ciclón reza y el verde se aferra. El santo sabe que no será tri, el Inti busca con ansias el sol y el cusqueño clama por un milagro. Mientras tanto, la crema corre sola en lo más alto, casi sin despeinarse, a la espera de la instancia definitiva. La tabla dice que le resta apenas un punto para conseguir el primer objetivo del año: convertirse en finalista del Descentralizado 2009. Por lo que se ha visto hasta hoy, no pasará mucho tiempo para que lo consiga.

Más importante que la goleada fue haber jugado bien. Alianza Atlético suele traernos problemas tanto en Sullana como en Lima, pero esta vez se vio avasallado por el efectivo trabajo de demolición que hicieron los hombres de Reynoso. Sabido es que en este Universitario las piezas no valen por sí solas, sino por lo que representan para el colectivo. Y la fórmula volvió a surtir efecto, en esta ocasión con un desempeño más afiatado, hasta regalando ráfagas de brillantez.

Los resultados le están tapando la boca a quienes dudaron de este equipo. Sin embargo, a pesar de este campañón indiscutible, la exigencia de los hinchas es una sola: el título. Y si este anhelo perseguido desde hace nueve años no se concreta, es probable que el esfuerzo desplegado a lo largo de la temporada pase sin escalas al olvido. Que esta ‘U’ de vocación ofensiva irrefutable, de la dinámica como bandera, quede enterrada en el mapa de los recuerdos bajo el más contundente de los calificativos. Que de ella solo se diga que lo suyo fue un sonoro y triste fracaso.Días atrás, un amigo que no es crema me decía que le parecía insólito que Reynoso y sus dirigidos acapararan tanta animadversión entre la fanaticada merengue. A él, que vive en el extranjero, le costaba comprender cuál era el pecado cometido por un once que no solo cumplía con la máxima exigencia de todo hincha: ganar, sino que era también líder, de su grupo y del acumulado general.

¿Hemos sido injustos con esta crema desangelada pero efectiva? Creo que sí. Es más, aunque estoy seguro de que muchos de ustedes no estarán de acuerdo, me atrevo a decir que aún si no se consiguiera el título, la directiva actual, o la que venga, debería renovar contrato con el comando técnico y gran parte del plantel.

Esta es una ‘U’ distinta, con personalidad, con un norte definido, que ya no depende de la inspiración de un jugador, sino del trabajo de un grupo. El ‘Cabezón’ ha cometido errores, algunas contrataciones no han dado la talla, sin embargo, por primera vez en muchos años se aprecia a un equipo que trata de correr a otra velocidad, que no lateraliza el juego en exceso, que intenta alejarse del ritmo cansino que reina en el campeonato local. Esta crema es una apuesta al largo plazo.

No es el Barcelona, ni siquiera Vélez o el LDU, es apenas un equipo peruano que a pesar de sus enormes limitaciones, intenta acercarse al fútbol moderno. Y eso, para mí, lo hace distinto. Y muy valioso.

¿Qué dicen? ¿Mantendrían a Reynoso y al plantel en caso no se campeonara?

Mientras tanto, les dejo el video de lá goleada del sábado.