Después de muchas lunas, al fin podemos hablar de fútbol. Y ello, en el caso de la ‘U’, es una gran noticia. Al notable triunfo obtenido sobre León el sábado último, se suma el anuncio de que la Comisión de Justicia de la Federación Peruana de Fútbol le devolvió los puntos que había perdido en mesa con el Unión Comercio. La esperanza nos abre una ventanita después de mil tormentas. La crema todavía vive.

Confieso que cuando vi la paleta con el número de Morel pensé que Asteggiano había perpetrado un nuevo atentado contra los intereses del equipo. El argentino jugaba sus mejores minutos del año porque sus servicios habían encontrado la precisión extraviada en el trayecto entre Cali y Lima. El gol del empate nació de una notable jugada colectiva en la que el volante, con una pelota larga y rápida, había habilitado a Ruidíaz para que el enano metiera el botín abajo e inflara la red huanuqueña. Ahí nomás ingresó Pedrito y, pensé, adiós triunfo porque nos quedamos sin creación. Pero me equivoqué por completo.
Con García la ‘U’ ganó en rapidez en los últimos metros. Más afilado –y afinado- que en otras ocasiones, el ex San Martín jugó con el pie metido en el acelerador, lo que mantuvo ocupada a la última línea huanuqueña. El segundo de la noche fue una pequeña obra de arte del contragolpe que Fano definió de cabeza con una técnica exquisita (no fue un cabezazo frontal, sino hacia un costado, fuerte, que tomó de contrapié a Flores).
Cuando aprieta al rival y toca sin demora, la ‘U’ es otra. La llave es el ‘pressing’, pero por alguna razón, el equipo se amodorra y solo reacciona cuando el reloj asfixia. Persisten, además, las imprecisiones y el desorden de Vitti es desesperante, tanto como la costumbre de Fano en caer en off side. Atrás los huecos se han hecho más grandes porque Mendoza marca mal y la ineptitud de Rabanal indigna. La partida de Revoredo se siente, más por el hecho de tener un solo volante de marca. Cierto es que en los equipos modernos no importa jugar con un solo ‘6’, ya que el resto tiene obligación de presionar, pero en la ‘U’ la tarea no la cumplen todos y Toñito sufre más que tesorero en día de pago.
Ganar como en los viejos tiempos, con un León que estuvo cerquísima del 2-0 lapidario, representa un importante acicate que se agiganta con la decisión de la comisión de justicia de devolver los puntos perdidos con el Unión Comercio. Futbolísticamente, la ‘U’ sigue en debe, pero la ocasión es ideal para intentar una remontada apelando a aquello que nos ha hecho distintos: la garra, nuestro gigantesco corazón.
Con un triunfo este fin de semana ante Huancayo, la crema puede demostrar que está viva. Ojalá que no sean sus propios dirigentes, socios e hinchas los que la maten en el camino.

A propósito de los directivos, les dejo un enlace a una entrevista realizada por elcomercio.pe a Julio Pacheco. Entre otras cosas, señala que no puede garantizar que no volverán a quitarle puntos al club en mesa. Pueden leerla aquí.

Espero sus comentarios. Un abrazo para todos.

Les recuerdo que a través de @orbisa35 y @tcrema informo sobre lo último que acontece con el equipo.