10 de agosto del 2020 °C
Trinchera crema

Un punto para pisar tierra

No se perdió, pero duele. El triunfo estaba en la mano, hasta que un descuido cambió la historia. Sin embargo, más allá del resultado, Universitario demostró ante Vallejo que su propuesta sigue haciéndose fuerte, que con poco ha conseguido convertirse en un equipo atrevido y con ideas. ¿Hay errores aún? Por supuesto. El tránsito del abismo al cielo demora mucho más que un puñado de partidos. Seguir leyendo...

El caballero crema asciende

Triunfazo. Tan bueno como el obtenido ante Garcilaso. La crema no solo supo pegar en el momento oportuno para vencer a San Martín, sino que lo enredó y aburrió a su gusto. Le entregó el control del balón, pero impuso el ritmo del partido. Sin Flores ni Schuller, con Ximénez y Calcaterra recién sobre el final, la 'U' de Ñol mostró jerarquía y algo muy importante: empieza a mirar la tabla de otra manera. Seguir leyendo...

Es el equipo de Ñol

Después de 10 partidos, el principal valor de la era Solano no son los 19 puntos que ha obtenido, sino la puesta en escena de una propuesta que ha sabido explotar lo mejor de un equipo modesto, trabajador y altamente ambicioso. La seguidilla de partidos es tan insana y extenuante que la posibilidad de sufrir un tropezón en cualquier momento es inmensa. Sin embargo, Universitario demuestra que está muy cerca de concretar aquello que persigue desde hace al menos dos temporadas: convertirse, finalmente, en un equipo. Seguir leyendo...

Fue la mano de Solano

El titular no es un exceso ni solamente un elogio. Los dos goles que permitieron la victoria en el Clásico llegaron al estilo Solano: vía la pelota parada. La forma cómo se paró el equipo, cómo aguantó y cómo se equivocó también. Ganarle a Alianza siempre será importante, más aun en las circunstancias por todos conocidas. ¿Puede ser el partido bisagra de cara a lo que viene? Ojalá. Seguir leyendo...

El clásico de Ñol

El juego de Universitario posee tantas ondulaciones como la montaña rusa de un parque de Disney. Tiene sus altas como el triunfazo ante el Aurich y sus bajones como los últimos empates frente a Cobresol y Boys. ¿En qué momento cogerá a la crema el primer clásico con Ñol Solano en el banco? ¿En pleno ascenso a la cumbre con el vértigo y la adrenalina transformadas en una gigantesca sonrisa o en una de esas caídas pronunciadas e interminables a las que es imposible desligarlas del horror? Seguir leyendo...