10 de agosto del 2020 °C
Trinchera crema

Reflexiones tras una paliza de aquellas

Cristal aprovechó que la ‘U’ mostró su peor cara en el partido que debía confirmar su recuperación y le pegó donde más duele. Las ausencias de Gonzales y Gómez no alcanzan para justificar esta vergüenza. Aún con ellos, el partido podía perderse, pero no de esta forma. Comizzo cometió demasiados errores y jugadores como Alloco profundizaron más el desastre. Seguir leyendo...

Es el triunfo de Comizzo

Sería un exceso decir que es hora de armar cartelones con la inscripción "¡Perdón Comizzo!", pero sería injusto no reconocer que en el gran triunfo de este miércoles el protagonista indiscutido fue el argentino. Más importante que la goleada sobre Melgar, fue la forma cómo se jugó y la 'U' lo hizo muy bien. ¿Comizzo le tomó la mano al equipo? No nos apresuremos. Ha sido solo un buen partido y la crema lo que necesita es regularidad. Seguir leyendo...

Esa maldita irregularidad

¿Y ahora? ¿Dónde guardamos los elogios de la semana pasada? ¿En dónde quedó ese equipo que ilusionó tras vencer al Inti Gas? La irregularidad de Universitario volvió a manifestarse de la peor manera: con una derrota en casa, frente a un rival ganable que, para empeorar las cosas, jugó parte del segundo tiempo con un hombre menos. ¿La crema volvió a su realidad? De ninguna manera. Nunca se apartó de ella. Seguir leyendo...

Sirve para respirar

No solo fue un buen triunfo, fue un triunfazo. Ganar en Ayacucho con holgura, realizando un juego inteligente, permite seguir peleando en el pelotón de arriba, y ganar confianza y credibilidad, imprescindibles para que Comizzo afronte lo que viene con otros ojos. Inti Gas no es un gran equipo, en el torneo anda a los tumbos y venía de caer goleado estrepitosamente. Pero la 'U' tenía que hacer su tarea y acertó en todo. Tras una semana de cuestionamientos, la crema estuvo a la altura. Y respira. Seguir leyendo...

La goleada preocupa

Odio ser aguafiestas, pero la goleada sobre León puede ser perjudicial. El marcador señala un 4-0 contundente, sin embargo, lo que vimos en la cancha fue, nuevamente, un equipo al que le cuesta hilvanar una jugada de peligro, dueño de jugadores sin dinámica y pobre cultura táctica. Quien crea que este triunfo es la constancia de que Comizzo encontró el camino está muy equivocado. Seguir leyendo...