El triunfo sobre San Martín permitió que la semana de celebración por el centenario de Lolo sea redonda. Aunque es una tabla engañosa porque a Garcilaso le faltan tres partidos, la crema llegó a la punta y el hincha está feliz. Sin embargo, la alegría no es plena. ¿La razón? El equipo gana, pero no gusta. ¿Qué nos pasa? ¿Nos hemos vuelto muy exigentes? ¿Somos injustos con Comizzo y sus jugadores? Universitario no convence ni emociona, incluso cuando vence con holgura. Ante los albos el marcador no reflejó la diferencia que se vio sobre el campo; empero, la felicidad por un nuevo triunfo, y en una fecha tan especial, no fue suficiente para colmar las expectativas.
¿Se ve la mano de Comizzo? Sin lugar a dudas. La ‘U’ es un equipo que propone, va para adelante. Presiona sobre la salida del rival, lo obliga al error y con la pelota en los pies aprieta el acelerador. La salida es con Christofer y la elaboración con Guastavino. Trata de llegar con buen volumen ofensivo, abriendo la cancha, armando paredes, sin huirle a los lujos. Para culminar aparecen varios: Ruidíaz, Gonzales, Olascuaga o el uruguayo, por momentos un exquisito como pocos.
La solidaridad colectiva en la marca le alivia el trabajo a los centrales. Además, hay laterales que marcan y un arquero serio, que casi no comete errores.
¿Qué sucede, entonces? Mucho. Los centrales tienen la cintura dura; Chávez es serio, aunque limitado y Gómez sigue comportándose como un carrito chocón cuando se va al ataque. Toño juega mejor con Vargas o Romero a su lado; el rendimiento de Christofer es lo más cercano a la luz de un arbolito de Navidad: se enciende y se apaga con la misma rapidez; Guastavino peca de individualista, igual que Olascuaga, quien suele equivocarse al momento de decidir.
Sigo pensando que es absurdo haber contratado a Mario Leguizamón y dejarlo ir, apenas en el quinto mes del año, como si nada hubiera pasado. ¿Qué pasará si Christofer y Guastavino se lesionan? ¿A quién le encomendaríamos la creación? ¿Tendremos que rezarle a San Rainer otra vez?
Entiendo que Ximénez no tiene la ligereza de Ruidíaz, ¿pero en serio alguien cree que Chirinos es más jugador que él?
¿Hay realmente razones técnicas detrás de estas decisiones?

Me alegra que la ‘U’ sea puntera, tenga tantos jóvenes entre sus titulares; sin embargo, seamos sinceros: es líder de un torneo chato e irregular. De los 16 en liza, hay dos equipos un peldaño arriba –Cristal y Garcilaso-, pese a ello, son casi tan irregularidades como el resto, en especial los rimenses.
¿Es meritoria la posición de la crema? Por supuesto. No olvidemos que tiene un plantel corto, armado con un presupuesto ajustado, hecho de jugadores que tras ser lanzados a los leones el año pasado, se han potenciado sobre la marcha.
Mantengamos la cautela, entonces. Que la alegría no se desborde. Mientras el equipo siga ganando, el crédito de Comizzo continuará creciendo.

Espero sus comentarios. Un abrazo para todos.