Entre el Universitario irresoluto del fin de semana, que apenas pudo empatar en casa ante Cienciano, y el que se llevó un triunfazo en Olmos a costa del Aurich, hay dos diferencias fundamentales: la primera es territorial. Con espacios, esta crema de jugadores ligeritos puede ser letal. Por eso le ha ido tan bien en sus salidas fuera de Lima. La segunda se resume en una palabra: eficacia. Ante los cusqueños, los delanteros no atinaron una. En tierra lambayecana, la pelota sí entró.

Hay, por supuesto, otras diferencias en cuanto a juego y alineación. La actitud con la que se enfrenta los partidos es la misma (el merengue siempre sale a buscar el arco contrario). La recuperación rápida y la posesión del balón son características made in Comizzo.
Pero ante los cusqueños hubo más movimiento por las puntas y rotación de la pelota por las características de los jugadores que salieron a la cancha (Gómez, Olascuaga, Guastavino). En Olmos, Comizzo apostó por Tomasevich, al parecer con la intención de tapar a Guizasola. Mandó a Saco Vértiz para reforzar la marca y armó una volante inédita con Gonzales, Romero y Guarderas con el afán de manejar la pelota. Al Chino, titular después de muchísimas lunas, lo mandó de punta y a Ruidíaz por el extremo derecho.
En Ate, Cienciano tapó los huecos, no se desordenó y tuvo un Cisneros notable bajo los tres palos. A la ‘U’ le costó destrabar su cerco defensivo y ante la lesión de Rainer y el irregular rendimiento de Gonzales, le faltó ingenio para romper el cero.
Aurich tiene plantel, pero carece de equipo. Lleva semanas en caída libre con un técnico cuestionado y una dirigencia que compra todo lo que se le presenta enfrente (acaba de contratar a un delantero venezolano). La crema aprovechó este mal momento para equilibrar el juego, arreglárselas para atacar y en la segunda etapa, ya con Guastavino en la cancha, buscar el partido de contra con habilidad y rapidez.

EL DIFERENTE
El uruguayo merece una mención. No es un jugadorazo, es lagunero, pero a punta de persistencia se ha convertido en el diferente del equipo.
Cuando Guastavino está en la cancha, la crema alcanza sus mejores notas. Encara, es ligero con la gambeta y tiene buen remate de lejos. No le huye a las paredes y aunque se excede en el juego individual, provoca zozobra en los contrarios. Si tomara mejores decisiones en el segundo final… seguramente no jugaría en el fútbol peruano, sino en una liga más competitiva, pero con lo que muestra alcanza para que sea un futbolista distinto por estos lares.
Aunque le falta recuperar su mejor fútbol, Rainer mostró ráfagas de su talento. El gol del triunfo es hechura suya: carrerón de 30 metros desde campo propio y descarga sobre Baylón quien, previo enganche cuando pisaba el rectángulo grande, dejó a Guastavino de cara con Delgado. Si muestra eso y un poco más este fin de semana, las posibilidades de triunfo son enormes.
¿La ‘U’ es favorita para el Clásico? A diferencia de otras ocasiones, ambos equipos llegan parejos, pese a que Alianza no contará con Reyna y la presencia de su técnico, Wilmar Valencia, ha sido puesta en entredicho por su propia administradora temporal. En encuentros de este tipo -todos lo sabemos- esas supuestas desventajas se diluyen.
Si nos fijáramos únicamente por los resultados, Comizzo le está tapando la boca a los que dudamos de él. ¿Cómo terminará de convencernos? Demostrando que ante los equipos grandes es capaz de exhibir las mismas virtudes que hace gala frente a los chicos. Alianza y Cristal son dos materias pendientes en la libreta de notas del argentino. Ya es hora de empezar a sacarnos esas espinas.

Espero sus comentarios, un abrazo para todos.

Les recuerdo que pueden seguirnos en nuestras cuentas de Twitter (@orbisa35 y @tcrema) y que tenemos una página en Facebook (http://www.facebook.com/groups/111985072956/).