Aún me cuesta comprender cómo un clásico que solo definió un subcampeonato, aquel jugado el 27 de diciembre de 1995, siga siendo uno de los más recordados por el hincha de Universitario, sobre todo por los que andan cerca de la base tres. Pero lo que más me cuesta entender es por qué Roberto Martínez, un cómodo navegante de la medianía, eterna promesa de la mediacancha local, aparezca en todos los ránkings que intentan ubicar a los once mejores jugadores que ha tenido la crema en su historia.

No es que le tenga ojeriza ni a ese clásico ni a Roberto. Es más, me tocó cubrir ese partido (aquí pueden leer la crónica) y escribí con el corazón reventándome en el pecho. A Robert tampoco lo desprecio. Mi primer recuerdo de él es un sudamericano juvenil en el que compartía equipo con Bazalar, Chemo y el ‘Potrillo’ Escobar. Recuerdo haberme quedado anonadado por la elegancia con que manejaba la pelota. Sin embargo, siempre me quedó la idea de que nunca quiso demostrar que era mucho más de lo que insinuaba. Antes de Sheput, el primer “si tú quisieras” era propiedad de Martínez.

Cada quien tiene sus gustos y sobre estos la discusión será eterna. El mejor jugador que vi con la camiseta crema se llama Germán Leguía; sin embargo, como saben quienes siguen este blog desde su fundación, me hice merengue por Oswaldo ‘Cachito’ Ramírez. ¿El zurdo de la Bombonera entra en mi top 5? Pues no. Arriba lo pongo a Leguía y detrás, sin orden definido, al ‘Ciego’ Oblitas, Chemo del Solar, Gustavo Grondona y Jorge Amado Nunes. Si hubiera nacido a inicios de la década del 60, la lista la integrarían otros (Challe, Cruzado, Chumpi, Fuentes…). El ‘Ciego’ no hubiera entrado ni raspando.

¿Y Lolo? ¿Y Terry? ¿Y el ‘Chueco’ Honores, que dicen que fue extraordinario bajo los tres palos? ¿Y dónde dejamos a Galindo, De las Casas, Tovar, Da Silva, el ‘Chino’ Ruiz, La ‘Lora’ Gutiérrez, ‘Pelé’ Guzmán, Juan José Muñante, el ‘Panadero’ Díaz, Juan José Oré, Eduardo Rey Muñoz, Humberto Horacio Ballesteros, Juan Carlos Zubzuck, Juan Reynoso, Tomás Silva, Eduardo Esidio, Carlos Galván, Ronald Baroni, Mauro Cantoro, Mayer Candelo, Javier Chirinos o Lucho Reyna?
Qué difícil, caray.

¿Partidos? Nunca viví por radio un partido con tanta angustia como el clásico del 3-2 de la liguilla del 86. Tampoco podré olvidar el 6-3 del 79, que vi por televisión en Chilca, o mi primer clásico en el Nacional, el 29 de agosto de 1982, que casi acaba en bronca luego de que el árbitro le anulara un gol de tiro libre a Raúl García.

Inolvidable también el triunfazo sobre Peñarol en la Libertadores del 86 o la definición de penales con Sao Paulo que un grupo de amigos vimos abrazados frente al televisor. Las lágrimas no han sido pocas. Las primeras, cómo olvidarlo, fueron ante un rival insólito: Alfonso Ugarte. Había que definir al subcampeón del 75 y caímos en la definición de penales. Dicen mis padres que ese día caí enfermo y al día siguiente no fui al colegio.

Cada hincha tiene un recuerdo particular sobre lo que Universitario ha significado en sus vidas. Ahora que celebramos estos #90depasión, los invito a hacer un pequeño ejercicio: armen su top 5 de jugadores y díganme cuál es el partido que más recuerdan.
La seguimos en Twitter ( @orbisa35 y @tcrema) o en Facebook.
Espero sus comentarios, un abrazo para todos.