Es un nuevo mazazo, el definitivo para ponerle el cartelito de The end a un año para el olvido e iniciar el 2015 con un gigantesco signo de interrogación. La salida de Rainer Torres duele porque es un referente, un crack, el ‘motorcito’ que bombeaba de sangre crema el corazón del hincha de verdad.

Su despliegue incansable, su sapiencia para romper líneas en los momentos más difíciles y fabricar espacios allí donde todo parecía inaccesible lo había convertido en un jugador diferente, en la cancha y en las gradas. Que Rainer Torres se vaya de su casa así, intempestivamente, como si fuera un jugador más al que se le terminó el contrato, es un acto de injusticia.

El 2014 no ha sido su mejor año, aunque en el balance es uno de los pocos que se salvan a pesar de sus conocidos problemas físicos y la irregularidad que lo acompañó en los últimos partidos. ¿Pero por qué se va?

Fernando Bravo de Rueda había dicho que el club arrastra un déficit de 15 millones de soles, al parecer generado durante la administración de Right Business. De acuerdo con una fuente que conoce el manejo económico de la institución, la planilla tendría un costo mensual de 500 mil dólares, una suma exorbitante para una institución en crisis. Rainer es uno de los mejores pagados del plantel y, aunque ha declarado lo contrario (“no es el dinero como algunos medios comentan, no lo fue antes ni lo será”, tuiteó), parece que el tope salarial establecido para el próximo año (12 mil dólares mensuales) habría provocado fricciones.

Además, y aquí parece estar la principal razón, el comando técnico tampoco hizo mucho para retenerlo. Según el periodista MIguel Villegas, ni Del Solar ni Ibáñez lo tienen en sus planes.  A Rainer, extrañamente, se le reclama “una mejor actitud”. Señala Villegas que “era muy incómodo para el grupo (y para el comando) tenerlo en el banco de suplentes”. No conozco al detalle la interna del club, pero cuestionar la actitud de Rainer parece tirado de los pelos. “Pase lo que pase soy crema, siempre lo seré. Y dale U”, ha tuiteado y, por supuesto, no hay manera de no creerle.

EL TOPE BURLADO

Muchos se preguntarán, ¿es que acaso no existía ya un tope salarial? ¿No fue el caballito de batalla de Right Business? Así es. Solo que los propios dirigentes se encargaron de sacarle la vuelta para satisfacer las pretenciones de algunos jugadores. ¿Cómo? Según una fuente que conoce los manejos económicos del club, se habrían creado una serie de beneficios paralelos con costos determinados que permitieron saltar esa valla. ¿Ejemplos? Pagos por partidos jugados, goles anotados y otros ítems. De esta forma, los sueldos se fueron inflando sin quebrar formalmente el famoso tope.

Esto habría permitido que, como se afirma, Ruidíaz gane 35 mil dólares al mes o que jugadores que pasaron gran parte del torneo en la banca ganaran sueldos absurdamente altos no solo para la paupérrima situación económica del club, sino para el nivel del fútbol peruano en general.

De acuerdo con el periodista Daniel Peredo, además de Rainer, no seguirán Dávila, García, Saco Vértiz, Duarte, además de los conocidos casos de Alloco y Martínez. Entre los que se quedan están Carvallo, Guarderas, Allemano, Chávez, Romero, Vargas, Flores y Canchita. Falta definir la situación de Miguel Torres y Antonio Gonzales.

LOS REFUERZOS

A diferencia de otros años, esta vez los refuerzos se han definido con extraordinaria rapidez. Dos de ellos son uruguayos y, según parece, han llegado de la mano de Paco Casal.

El colombiano Brayner García (28 años) viene para reemplazar a Fernando Alloco. De 28 años, su último club fue el Itagüí con el que jugó la Copa Sudamericana del año pasado. Su carta de presentación indica que es un central rápido para el anticipo.

El ’9′ será Richard Porta. Tiene 31 años, un pasado interesante y un presente poco halagador. Parece ser un típico cazador de área, por lo que necesitará de buenos pasadores para rendir.  Si bien ha sido goleador del torneo uruguayo en dos ocasiones, su rendimiento cayó en las últimas temporadas. Hasta hace unos días perteneció al Independiente del Valle de Ecuador, club por el que ha jugado poco y solo ha anotado un gol.

Carlos Grossmüller es otro ‘jovencito’ de 31 años. Llamado a ser el cerebro del equipo, tiene pasado en Alemania (Schalke) e Italia (Lecce), pero al igual que Porta también está de bajada. Su último club fue el Cerro de Uruguay.

EL CASO GÓMEZ

Mientras Chemo del Solar permanezca en la ‘U’, Alexi Gómez no volverá a jugar por el primer equipo. El zurdo sigue perteneciendo al club, pero la orden es que su representante le consiga nueva casa para el próximo año. Si es en el país, se irá a préstamo; si su destino es el exterior, se buscará una transferencia.

LA JUNTA

A más tardar en enero se realizará la junta de acreedores del club. En la cita deberá aprobarse al plan de reestructuración elaborado por Bravo de Rueda. En caso esto no sucediera, el club será liquidado. ¿Hay peligro de que esto ocurra? Según he podido averiguar, no hay nada que temer. El plan se aprobará sí o sí y, en caso lo necesite, sobre la marcha se realizarán correcciones. Lo mismo ha sucedido con otros clubes que se encuentran bajo administración temporal.

El futuro, pues, se muestra oscuro tanto en lo institucional como lo deportivo. El margen de error para quienes manejan el club es mínimo.  Sin embargo, a juzgar por sus últimas decisiones, están abusando de ese límite.

Espero sus comentarios, un abrazo para todos.