El contrincante no fue la filial de un equipo español ni uno de tercera división. Fue River Plate, uno de los grandes del fútbol argentino, vigente campeón de la Copa Sudamericana.

¿Jugó con algunos suplentes?  ¿No apretó el acelerador? Así es. Como Universitario, el equipo de Marcelo Gallardo se encuentra en plena pretemporada y ante un equipo venido a menos como el crema, seguramente pensó que no valía la pena exponer a lo mejor de su vidriera. “Los guardo para la final”, debe haber pensado el ‘Muñeco’.

Pero aún con un equipo mixto, los de la banda no son cualquier cosa. Solo en el rigor para el anticipo marcaron diferencias, como lo sufrió Christofer Gonzales, cuyo afán por retener el balón en demasía le hizo perder en el mano a mano con los defensas argentinos.

¿Ganó bien la ‘U’? Tuvo, en primer lugar, la suerte de su lado. Dos balones dieron en el travesaño con la defensa entregada. Luego, un Carvallo enorme que resolvió con valentía y agilidad dos situaciones clarísimas. Finalmente, el gol en contra descolocó a River, lo desordenó y la defensa pudo resolver -con no pocos problemas- los arrestos de Cavenaghi y compañía.

¿Pero, ganó bien la ‘U’? El triunfo alimenta el ego e infla el pecho, pero la crema está lejos de ser el equipo compacto que el hincha desea. Sirve ganar, sobre todo a un rival encumbrado y en una cancha mítica como el Centenario; sin embargo, Ibáñez necesita trabajar muchísimo para darle forma al cuadro que el pueblo crema desea.

LO POSITIVO

1. AL RAS. Hay una sana intención de salir jugando desde atrás, con la pelota al pie y a rastrón. La apuesta de Óscar responde a la gran cantidad de jugadores hábiles que tiene a mano: Flores, Canchita, Grossmuller, Guarderas, Gutiérrez y hasta los mismos Chávez y Ampuero. En el 2015 parece que no veremos a un cuadro chocador, sino a uno que intentará manejar la pelota con propiedad.

2. ACHIQUE. Aunque atrás se sufrió mucho, hubo orden para hacer el achique, pese a que se improvisó a Romero al lado de García. Por arriba tampoco hubo problemas, uno de las debilidades de la zaga la temporada anterior.

3. ¿MARAVILLA? Grossmuller no tiene la explosión de Guastavino o Flores. ‘Maravilla’ -así le dicen- es, sobre todo, un pasador. Sabe cómo caminar la cancha y resolver con una pelota envenenada. Solo mostró chispazos.

4. CHÁVEZ Y GUARDERAS. A pesar de lo que dijeron los periodistas de Gol TV, la figura fue Carvallo. Y después, sobre todo por lo que hizo con la pelota en salida, Diego Chávez. Se lo vio cuajado, sin miedo, tratando de jugar la pelota al ras, sin reventarla. Un escalón detrás estuvo Rafael Guarderas, autor del soberbio servicio previo al gol de Alemanno. Necesita desprenderse de la pelota con mayor rapidez. Este debe ser el año de la consagración para ambos.

5. CARVALLO. Impecable por arriba y por abajo. Sin embargo, la ausencia de un suplente que lo presione puede ser su peor enemigo. Si se resfría, todos nos vamos a poner nerviosos.

LO NEGATIVO

1. SIN REACCIÓN. A la defensa le faltó reacción para la marca. En varios pasajes del partido los cuatro de atrás estuvieron muy pegados al piso, viendo como la pelota iba de un lado a otro en sus narices. García por momentos perdió ubicación (me parece que es él quien falla en el rechazo antes del mano a mano que salvó Carvallo en el primer tiempo). En el segundo tiempo extrañé horrores el liderazgo del Negro Galván.

2. ¿Y LA PELOTA? El equipo tuvo poco anticipo. De ese deseo desaforado por recuperar la pelota que mostró a inicios del Clausura no se vio nada. La pretemporada está en sus primeros días y obliga a tomar precauciones. Espero que sea eso.

3. RAPIDEZ. El fútbol moderno exige desprenderse de la pelota con rapidez. Cuando Canchita recibía e intentaba voltear, ya tenía a dos jugadores encima que, con facilidad, le quitaban el balón. Pasó lo mismo con Flores. Por otro lado, tener a ambos jugando por los extremos provocó que casi ni se juntaran, lo que redundó en pobreza de ideas para resolver.

4. LA MARCA. Gran parte de los problemas defensivos nacieron de la poca marca que hubo en el medio. La ‘U’ se agrupó atrás, esperó, pero no apretó. Por eso River tuvo facilidades para pensar. Y como se hicieron mal los relevos por los costados, tanto Chávez como Ampuero quedaban expuestos en la contra.

 

Empezar ganando, y frente a un rival de polendas, siempre sirve. Pero como señalé antes del partido, en estos encuentros interesa más el desenvolvimiento del equipo antes que el resultado, y la ‘U’ aún está en debe.

Espero sus comentarios, un abrazo para todos.