Gareca está lejos de ser un revolucionario en lo táctico. Su principal valor es la simpleza y el convencimiento detrás de una idea, que supera los límites del campo de juego. Su mérito ha sido crear un grupo con hambre de gloria, que se transforma cuando se pone la bicolor, que lo respeta porque cree en él. Y sabe que ese respeto es mutuo. Seguir leyendo...