La contratación de Alejandro Hohberg es un golpe de autoridad.

Tras un año olvidable, Universitario necesitaba demostrar que estaba de vuelta, que quería competir. Y así lo ha hecho.

No es el caso del argentino De Luca, protagonista de un escandalete en el 94, cuando Alianza se lo sacó del bolsillo a la ‘U’.

Tampoco es una traición como siguen calificando en La Victoria la partida de Juan Reynoso a Odriozola, en el 93.

A Hohberg lo dejaron ir. Alianza perdió a uno de sus mejores jugadores de los dos últimos años. ¿Por qué? Algún día lo sabremos.

El dolor de su partida es proporcional a la manera cómo los hinchas blanquiazules han intentado descalificarlo en redes sociales. Ahora dicen que está lesionado, que había bajado su nivel, que nunca se identificó con el club, etc. La verdad es que no se la esperaban.

La ‘U’ gana mucho con Hohberg. Salvo Quintero, no tenía un jugador con potencia y rapidez para movilizarse por los extremos, dueño además de un buen disparo de larga distancia y que puede jugar como segundo delantero.

No solo representa una alternativa adicional a un ataque que necesitaba a gritos un extremo, sino que alimenta la competencia con Siucho y Osorio.

¿Y Succar? Su venida, salvo que ocurra un milagro, es imposible. El club no está dispuesto a pagar por su préstamo y Cristal probablemente hará lo necesario para no fortalecer a un rival directo por el título.

Ugarriza quedó fuera también. Aquí me detendré un minuto: Adrián es un jugador aguerrido, de esos que no bajan la cabeza nunca, pero no es el 9 espectacular que pintan las redes sociales. La idolatría que despierta en ciertos tuiteros no la entiendo. ¿La ‘U’ necesita un centroatacante? Si bien la plaza es de Denis, las lesiones y eventuales suspensiones seguramente obligarán a Córdova a buscarle un reemplazante. Osorio es un delantero en crecimiento que, como tal, necesita jugar. ¿Succar? Es otra cosa, pero a esta hora más fácil es que Gremco deje las riendas del club a que se ponga la camiseta crema.

A Guillermo Rodríguez no lo conozco. Tiene más pasado que presente. Y apenas ha jugado ocho partidos en los últimos dos años y medio. Velarde necesita un jugador experimentado al lado para crecer. Si Córdova ha aprobado su contratación es por algo, más aun si el ‘Mudo’, por ahora, es un signo de interrogación.

Con la llegada de Caja Huancayo y el dinero por la participación en el Mundial, parece que Universitario pasará un año sin muchos sobresaltos económicos. A diferencia de Troglio, Córdova ha armado el equipo que quería y tiene la ocasión de prepararlo para hacerlo jugar a su manera.

Hasta ayer pensaba que este 2019 podíamos pelear por la Sudamericana y un cupo por la Libertadores. Ahora tengo la sensación que podemos aspirar a un poco más. Que así sea.