Es necesario ir porque hay enfermedades que son tramposas y no avisan con el suficiente tiempo, y solo nos queda pillarlas en revisiones de rutina. Hay muchas otras que si tienen un screening o test para detectarlas, pero para que eso funcione hay que ir a que te hagan las pruebas. Ya sea ginecólogo, enfermera o centro de salud correspondiente.

Mantenernos sanos es una responsabilidad individual: come sano, no fumes, mantente en peso saludable, has ejercicio, etc. todo ese decálogo ya lo sabemos, la parte más complicada es ponerla en práctica.

Es cierto que ir al ginecólogo puede dar vergüenza, ser incomodo tener que hablar de temas íntimos y personales, e incluso para muchas mujeres la desnudez no es algo agradable. Pero si lo miramos en perspectiva, los beneficios son mayores a las incomodidades.

En resumen:

- Lo ideal es tener citologías/papanicolaus  al menos cada 3 años. Algunas mujeres más seguido depende su historia clínica.

- Revisiones de mama/pecho al menos cada dos años dependiendo de la edad. Si tienes antecedentes en la familia de cáncer de ovario o mama, la recomendación puede cambiar y tener que hacerse más seguido.

- Si tienes algún problema: reglas dolorosas, sangrados irregulares, dolor de mamas, dolor con la penetración, etc.

Organízate con tus amigas, con tu mama o con tus hermanas o primas y vayan en grupo, así se hace más agradable el paseo. Ayúdate y ayuda a las mujeres de tu vida.

¡chequeaté y despreocúpate!

¡chequeaté y despreocúpate!