Aunque extemporánea, esta es la noticia televisiva reciente más importante, y posiblemente sea una de las más relevantes del año: una de las series más queridas y revolucionarias de la televisión contemporánea, ha llegado a su fin. Efectivamente, ha ocurrido lo que nadie creía posible: terminó “The Sopranos”, el programa que traía el universo de “Goodfellas” a la pantalla chica, y que hacia del ajuste de cuentas, un asunto tan cotidiano como las tostadas con mantequilla.

Como era de esperarse, el final ha sacado chispa entre los fanáticos del mundo entero. Si no lo ha visto aún (todavía no se transmite por cable) sugiero que se detenga en este momento y que no visite los links que reseñamos a continuación. Caso contrario, podría ver arruinada la expectativa que generaron las seis temporadas que anteceden a tremendo acontecimiento.El caso es que el capítulo final de “Los Sopranos”, nada tiene de final. La última escena es la que sigue:

Tony Soprano espera en una cafetería retro a que llegue su familia, Carmela, Anthony Jr. y Meadow. Entran a escena personajes extraños y amenazantes, uno de los cuales ingresa al baño, haciendo referencia a una secuencia de “El Padrino”. Todo indica que Tony sospecha que cada situación es un preparativo para su propia muerte. Justo cuando la tensión se encuentra a punto de rebalsar toda expectativa, la serie finaliza sin resolución y sin que siquiera termine la canción final (“Don’t Stop Believin’” de Journey, donde tocaba el bajo Randy Jackson, jurado de “American Idol”).

¿Genialidad o estafa? Eso es lo que se preguntan los cientos de miles de entusiastas que desde entonces inundan Internet con comentarios, lamentos, críticas y aplausos de toda especie y calibre. Lo que sigue es un breve recuento del eco que ha tenido este pedacito de historia televisiva en la web de los últimos días. (Algunos aparecieron antes en “La gatera de Beguemot”):

** Aquí, una entrevista pactada con David Chase, el creador de “Los Sopranos”, antes del inicio de la temporada final. Dice que no le queda nada que pudiera o quisiera decir en televisión, da sus impresiones acerca del episodio final –“no estábamos tratando de ser audaces”– y se muestra ambiguo ante el rumor que señala que podría seguir una película inspirada en la serie “yo nunca digo nunca”.

** Mucho se dijo acerca de cómo acabaría la serie. Heather Havrilesky escribe para “Salon”, lo siguiente: “si nos hartamos de las especulaciones de otros acerca de cómo acabaría “Los Sopranos” en solo una semana, imagina cómo se ha estado sintiendo Chase durante los últimos tres o cuatro años. Crear un fenómeno así de inmenso es una experiencia que puede cambiar un alma sensible y, después de todo, actuar contra sus fanáticos. Miren a J.D. Salinger. Sus libros eran obscenamente populares, ¡pero nadie entendió! En lo que a él respecta, eran todos unos tarados”. Adicionalmente, repasa algunos momentos memorables del episodio y ata algunos cabos sueltos. Mención aparte: su reflexión sobre la elección del tema de Journey como última palabras suelta pistas interesantes.

** Aquí, el “Washington Post” revisa al dedillo el episodio final –se incluyen referencias a “La dimensión desconocida” y el tema “Cecilia” de Simon & Garfunkel.

** “Luego de ocho años de anticipación frenética, cualquier final hubiera sido un bajón. Los televidentes están condicionados a buscar una resolución, feliz o triste, así que encajaba que esta serie de HBO que no era ni comedia ni tragedia desafiara las expectativas en sus momentos finales. En ese sentido, por lo menos “Los Sopranos” presentó un final perfectamente imperfecto”, comentó Alessandra Stanley en la crítica que preparó para su blog en el “New York Times”, acerca del episodio de la polémica. Aquí, más de 500 reacciones al respecto, a cargo de sus lectores.

**  David Lindelof es uno de los creadores de “Lost”. En esta nota del “New York Times”, califica de “perfecto” el final de una serie que siguió de principio a fin. Dice que inicialmente pensó que se le había ido la señal del cable y que incluso chequeó el aparato receptor. Luego, se fue a recostar al lado de su esposa y pensó dos horas acerca de lo que acababa de ver. “Hizo bien todo lo que “El padrino III” había hecho mal”, refiere en esta nota que recoge las opiniones de otros creadores de la televisión, como Doug Ellin (creador de “Entourage”), David Shore (“House”), David Milch (“NYPD Blue”), Chuck Lorre “Two and a Half Men”) y Tim Kring (“Heroes”).

** Olvídate de la CGTP, el SUTEP y de los bloqueos de carreteras. Ni Godzilla es peor que un televidente molesto. En este artículo del “Washington Post” se revisan algunas de sus “gracias” más notorias. Para muestra un botón: además de profanar muchos otros lugares de Internet, algunos vándalos, teclado en mano, alteraron entradas de Wikipedia añadiendo textos del tipo, “[Chase] ganó reconocimiento del mainstream por crear y luego destruir la serie de HBO “The Sopranos”, cuyo final se viene debatiendo como uno de los peores en la historia de las series de la televisión americana”.

** “Slate” a preparado un especial con más de cuarenta artículos sobre la serie.

** Fanáticos de los ochenta: “People” entrevistó a Steve Perry, cantante y compositor de Journey, acerca del uso de su canción como soundtrack final para Tony Soprano. La entrevista despierta un interés, digamos, anecdótico: dice Perry –en broma- que lo que sigue es musicalizar el final de “South Park” (serie en la que, de hecho, el tema ya fue utilizado. También apareció en “Cold Case”, “Family Guy”, “Scrubs”, y las películas “Monster”, “The Wedding Singer” y “Mr. Deeds”).

** Ésta es la historia de los dos fanáticos que resumieron 78 de los 86 capítulos de “Los Soprano” en 7 minutos y 36 segundos. A los productores de la serie les ha encantado. Si quieren ver el resumen, basta con poner “7 minute soprano” en el buscador de YouYube.

Mi opinión: con los seguidores de los Sopranos pasa lo que le sucede a los fanáticos de la saga de libros (y películas) Harry Potter. Ante un final que genera tanta expectativa, no importa tanto quien vive o quien muere. La decisión de terminar sin que las cosas terminen puede ser decepcionante para la audiencia, pero desde el punto de vista del guión es revolucionaria y por lo mismo histórica. Ahora estamos molestos, pero en algunos años nos alegraremos de haber seguido con entusiasmo una serie que empezó como un hito y terminó como una bomba.

Hasta aquí por hoy. Nos vemos…

*Estimados lectores: Desde enero del 2009, el blog “Tv en serie” lo desarrolla Romina Massa. Este post escrito por el anterior blogger, Javier Masías, seguirá en línea pero sin opción de dejar comentarios.