Inspirándose seguramente en la mítica ciudad en la que vivían las amazonas, Capadocia es la primera serie mexicana de HBO, un esfuerzo que ha generado una campaña de marketing increíble y que por lo pronto se revela como un drama carcelario promisorio. Conjugando algunos elementos de los explotation films y otros de la telenovela, la serie narra la vida de un grupo de mujeres en una penal, dando cuenta en paralelo de los vaivenes políticos en torno a su administración, a los dramas cotidianos de las reclusas justa e injustamente encarceladas y retratando una temática mucho más cercana a la mayoría de países latinoamericanos que las producciones anteriores de HBO. En ese sentido, Capadocia acierta donde Epitafios ha fracasado.
La cárcel no es el único referente típico de la tradición audiovisual latinoamericana: también se busca retratar la corrupción en las cúpulas de poder y como novedad en la tele de ficción, la figura de la privatización, como un elemento negativo.
Los personajes se encuentran correctamente planteados, la ambientación es acertada y la captura de referentes propios de la tradición realista resulta pertinente. El entramado de relaciones llama la atención porque si bien se trata de una serie a la americana, Capadocia tiene en su guión ciertos trazos
telenovelescos. Y no solo ahí: dentro del irregular esquema de actuación planteado, que conjuga estilos disímiles, se tiende a la lágrima, al dramatismo y, a veces, a la exageración sin mesura. Y a pesar de que el conjunto sí conmueve, las actuaciones son la mayor de las fallas, por lo menos en el primer capítulo.
No vaya a pensarse que este humilde redactor considera al producto fallido: algo hay que entusiasma a quien ve estas imagenes y que provoca seguir la historia semana a semana. El balance final es positivo (todavía).

*Estimados lectores: Desde enero del 2009, el blog “Tv en serie” lo desarrolla Romina Massa. Este post escrito por el anterior blogger, Javier Masías, seguirá en línea pero sin opción de dejar comentarios.