I

El otro día en la oficina, mientras escribía un post precisamente para este blog, una compañera muy graciosa me dio una sugerencia:

-Deberías escribir sobre la serie “Gossip Girl”.

-No la veo mucho -le comenté.

-Entonces deberías empezar a verla y a escribir sobre eso -me dijo con insistencia, un atributo propio, según he podido constatar, de televidentes de toda especie.

-Se me hace que es como un “Beverly Hills 90210″, solo que más teen y más tonto. No me da ganas.

-No Javier, no sabes lo que te pierdes. Así es…

-¿Así es qué?

-¡Así es la alta sociedad de Nueva York! Cómo se nota que no la ves…

II

Eso me trajo a la cabeza algo que había olvidado.

Hace algunos años vino de intercambio un grupo de estudiantes de una universidad de Nueva York. Uno de ellos, Paul O’Connel, se quedó en mi casa. A la hora del almuerzo, me parece, mi hermana comentó algo acerca de la serie Friends, que pasaban por la tele en ese momento y que entonces era un hit y paraba el tránsito con la noticia de que les pagaban una millonada a los actores. Fue algo tipo:

-Osea que eres de Nueva York, como en “Friends”.

Paul puso cara de yo no fui o más bien de Nueva York no es como se ve en la tele.

III

Hasta hace no mucho vivía muy cerca de una amiga que conocí por trabajo, Ximena. De hecho, su depa estaba en el edificio del costado. Los miercoles por la noche, y después los jueves, se volvió un ritual juntarnos en su casa para ver “Uggly Betty”. En cierta ocasión alguien, no recuerdo quién fue, hizo un comentario sobre la forma en la que se plantean las relaciones laborales en esa catastrófica oficina y sobre algunos acontecimientos vinculados (harta puñalada, chisme malicioso y, desde luego, una mujer que estaba muerta, que vuelve a la vida y que antes era hombre). Ya me acordé del comentario.

-Así es el mundo de la moda.

Ocurre que trabajo en una revista muy cercana al tema y creo, fervientemente, que no es así como se muestra en “Ugly Betty”, o en todo caso que lo es en la misma medida en la que el mundo del periodismo es así, en la que el mundo de los deportes es así, en la que el mundo de la política es así y en la que el mundo de los negocios es así. En resumen: la moda es así porque el mundo a secas es así. Caso contrario, discrepo y la moda es una sunto menos puñalero.

-Pero la moda es “más así” -alguien insistió.

Intentè explicar mi punto de vista lo mejor que pude. Expuse que “Ugly Betty” era un poco una sátira, que evidentemente exageraba lo que quería ridiculizar y que al mismo tiempo era ficción, que la escenografía parecía adrede una escenografía, que toda semejanza con la vida real es pura coincidencia y que el “as seen on tv” rara vez es exactamente as seen.

No sirvió de nada.

IV

Antes de que alguien dijera de “Gossip Girl” que así era la clase alta de Nueva York, una productora de la revista en la que trabajo dijo de “The O.C.” que así era como se vivía en Orange County. Supongo que lo dijo porque todo era grande (las casas, las camionetas, las cuentas bancarias, los papelones) porque según otro show, The real housewives of Orange County, eso era lo único en lo que se parecían. Antes de “The O.C.” (y de “Friends” y de “Ugly Betty”) todo mundo pensaba que “Beverly Hills 90210″ era igualito a Beverly Hills (que no era) y hace un tiempo todo el mundo pensaba que las calles de San Francisco eran como “Las Calles de San Francisco”. Como ven, el tema me pasa de vueltas. ¿Qué le hace pensar a todo el mundo que la alta sociedad de Nueva York, los amigos que se encuentran en un coffeshop, las revistas de moda, las camionetotas o la vida criminal son como la vemos en televisión? Cada ciencia de la que tengo noticia ha intentado una respuesta y hay cursos completos en la carrera de Ciencias de la Comunicación que intentan construir una, así que hay de donde escoger. ME encanta cuando se ponen filosóficos así que Se aceptan sugerencias…

*Estimados lectores: Desde enero del 2009, el blog “Tv en serie” lo desarrolla Romina Massa. Este post escrito por el anterior blogger, Javier Masías, seguirá en línea pero sin opción de dejar comentarios.