Un hombre, desde la cárcel, logra organizar a un gran grupo de asesinos para que maten por el. Un ex agente del FBI con problemas de alcohol tiene que detenerlo. ¿Qué se puede esperar de una serie como The Following?

The Following cuenta la historia de del bueno contra el malo. Así de básico. Así de simple. Aunque el bueno sea un alcohólico que se acostó con la esposa del malo. Aunque el malo sea un aspirante a novelista endiosado por cientos de alumnos y seguidores. Adicional a eso, el malo es fanático de Edgard Allan Poe, y se basa en sus historias para lograr sus asesinatos. Una matanza que se justifica en la literatura. No es la primera vez.

Otra vez nos vemos ante la idea del criminal inteligente que y el antihéroe que trata de hacer lo correcto mientras lucha contra sus propios demonios internos. Hasta allí nada novedoso. De hecho parece que Hollywood se ha resignado a tener protagonistas que sufran de algún vicio o problema. Pero en el intento de dar volumen y profundidad a los personajes los convierten en estereotipos reconocibles. Dr. House y su adicción a los analgésicos. Jack Bauer con su manera de conseguir información torturando gente. Carrie Mathison y su promiscuidad aunada a sus problemas mentales. La lista puede ser larga si nos ponemos a hacer memoria.

Pero si The Following tiene una estructura que se identifica fácilmente, sí logra atrapar la dirección y la calidad de los actores. Nos encontramos con un Kevin Bacon maduro, sobrio, que asume su papel en televisión de forma convincente y no como un alto a su carrera cinematográfica. Por el otro lado, James Purefoy, quien interpreta a Joe Carroll, la mente criminal detrás del equipo de asesinos en serie, consigue una performance convincente y realista. En este caso, el asesino mata por arte, por convicción, por algo que cree que está más allá de él y Purefoy logra transmitir todo eso.

The Following logra mantener el interés capítulo a capítulo. Es entretenida y no pierde el ritmo. Justo cuando parece que algo va a decaer comienza una persecución o una revelación importante. La narración es intensa y eso ayuda mucho. Habrá que ver hasta donde se puede estirar la historia de las personas que matan en nombre de un criminal arrestado. Por ahora, The Following logra colarse entre los mejores estrenos del año.