Hacia finales de la primera década del nuevo milenio, varios canales de cable comenzaron a usar los términos Mid Season Finale, Fall Finale o Winter Finale para referirse al último capítulo de la serie de televisión que ha sido dividida para emitirse en dos partes. Generalmente, tenemos uno de estos episodios ANTES del llamado parón de invierno, días en los que, debido a las fiestas navideñas, Estados Unidos descansa un poco de episodios estreno entre mediados de diciembre y mediados de febrero.

Ahora, cuando vemos un Mid Season Finale entendemos que muy probablemente hacia el final del episodio tendremos un cliffhanger, término que se refiere a una situación, dilema o problema que enfrentarán los protagonistas, o al menos uno de ellos, el cual pretende dejarnos con las ganas de ver el regreso en el episodio siguiente. En “Too Far Gone”, la Mid Season Finale del año pasado de “The Walking Dead”, tuvimos el enfrentamiento final entre las tropas del Gobernador y el grupo liderado por Rick. ¿Qué situaciones nos dejaron entonces con esperando con ansias el regreso? Principalmente la desaparición de la pequeña hija de Rick, la duda de si el Gobernador estaba muerto o no y si el grupo se volvería a encontrar después de su separación.

Pues bien, si los guionistas, como manda el libro, nos dejaron plantadas esas dudas, lo más lógica era regresar de la mejor manera: resolviéndolas. Por supuesto, no tuvimos ninguna resolución en “After”, lo cual hizo que, en mi opinión, la serie perdiera fuerza. Pero estamos viendo “The Walking Dead”, la serie que a pesar de ofrecer un episodio de poca monta, no va a perder audiencia.

“Inmates”, en cambio, tuvo todo lo que “After” no. El episodio de anoche tuvo todo el tufo a regreso emocionante. ¿Por qué no regresaron con este? Sin necesidad de flashbacks innecesarios ni rabietas mal actuadas, los guionistas manejaron nuestras emociones como quisieron y con cuestiones lógicas. Tiene lógica, por ejemplo, la actitud de Maggie al entrar al bus repleto de walkers y quebrarse luego de pensar que encontraría ahí a Glenn. (Y si, les estoy diciendo entre líneas que lo que no tiene lógica es que después de temporada y media sin mostrar emociones, Michonne recién se quiebre).

Tiene lógica que después de ser prácticamente entrenada por Carol, la pequeña Mika intente ahogar a la pequeña Judith. Y la aparición de la propia Carol no podía ser en mejor momento, ¿verdad? Se resolvieron los misterios: el Gobernador está bien muerto, Judith está viva y al parecer todos terminarán encontrándose en los próximos episodios. Hasta tiempo para un gran cliffhanger todo el episodio: la aparición de estos tres personajes ¿militares? luego de que Glenn se desmaya al escapar de la prisión.

Todavía no llego tan lejos en la lectura del cómic, pero no necesito hacerlo para emocionarme ante un posible nuevo personaje como este bigotudo personaje (¡interpretado por Michael Cudlitz de “Southland”!) y sus dos amigos que aparecen detrás del camión. Ojalá que por fin tengamos los niveles de emoción y crudeza que no alcanzamos con el Gobernador. Cuando “The Walking Dead” se pone bueno, lo decimos. Y este episodio estuvo más que bueno.

Por cierto, los que acompañan a Cudlitz son Christian Serratos y Josh McDermitt.

Michael-Cudlitz-Christian-Serratos-and-Josh-McDermitt-in-The-Walking-Dead