No sé si habré sido la única despistada, pero cuando veía "Lazos Familiares" de chica jamás supe que Alex era republicano. No importaba. La serie era divertida porque los papás eran más locos que los hijos, por los líos en los que se metían y por las soluciones a sus problemas, siempre con una lección que aprender de por medio. Y Michael J. Fox era lo máximo: apasionado, impulsivo, lindo... Tanto así que su personaje pasó de secundario a principal durante los primeros cuatro episodios. Diagnosticado con Parkinson en 1991, Michael J. Fox es una cara más que conocida en la tele y en la pantalla grande. Y, afortunadamente, tenemos Michael J. Fox para rato. Seguir leyendo...