Ahora que se viene Halloween (disculpen los defensores del Día de la Canción de la Criolla) recordé que nunca me he disfrazado de un superhéroe. En realidad solo una vez me he disfrazado para una fiesta y fue cuando era niño. En ese entonces, mis padres eligieron vestirme de Drácula y fue un éxito en mi barrio. Me acuerdo que en la fiesta solo un amigo personificaba a un superhéroe: el popular Superman. Después no se dio la oportunidad, aunque admito que tampoco ayudé mucho, de ponerme en los zapatos de uno mis personajes de cómic favoritos.

Fotos: madnzany, istolethetv y ElDave

Ahora que vuelvo a pensar en el tema si tuviera que elegir a un superhéroe de hecho tendría que ser uno con el que me identifique. Aunque también hay muchos otros factores que tendrían que pesar a la hora de escoger el disfraz.
Sin lugar a dudas mi personaje de cómic favorito es Batman. Siempre he preferido al ‘Caballero de la noche’ por el hecho de que no posee superpoderes sino que su inteligencia es la que lo pone a la par o le permite superar a otros héroes. Además, su tendencia a la soledad y al sacrificio me produce simpatía y admiración. Sin embargo, tengo que admitir que no podría personificar al hombre murciélago. Me parece que no cualquiera puede ponerse el disfraz oscuro. Sino miren al nunca bien ponderado Adam West haciendo el ridículo en esa serie del recuerdo. Y aparte porque me he dado cuenta que Batman con el tiempo se ha ido deshumanizando en su búsqueda de equipararse con sus dementes villanos y lo ha llevado al límite de la paranoia. Quizás sea mejor un disfraz más ‘blanco’.

Hace un tiempo me di cuenta que guardo algunas similitudes con el popular Superman. Hasta no hace muy mucho yo era un redactor de la sección Mundo y el buen Clark Kent es un periodista del diario “El Planeta”. Superman tiene su fortaleza de la Soledad y yo vivo en el jirón Soledad. Además, los dos usamos lentes en el trabajo y somos románticos y buenotes, según los que me conocen. ¿Debería disfrazarme del ‘hombre de acero’ entonces? La verdad me niego. Nunca me ha gustado la actitud ‘boy scout’ de Superman, la idolatría que genera en Metropolis y aparte me parece que se la lleva fácil con tanta superfuerza, supervelocidad y demás. Y además está con Louis Lane que es medio insoportable para mi gusto. Vamos por algo más gris entonces.

La última película de superhéroes que me fascinó fue “Watchmen” y de los personajes que presentó el que más me gustó fue Roscharch. Con habilidades de detective, una pasión casi enfermiza por la lucha contra el mal y un profundo mal humor, tiene todos los dotes de antihéroe que me vacilan. Aparte tiene un disfraz fácil de encontrar. Una sucia gabardina, un pasamontañas y un sombrero sirven para personificar al vigilante.

Ya saben si me invitan a una fiesta de Halloween lo más probable es que me disfrace de Roscharch. Aunque la verdad no creo que vaya, me he vuelto bien criollo.

Pregunta de la semana: ¿Con qué superhéroe te identificas?