Alan Moore afirma que es un mago y yo le creo. Pero no es por su pinta de Merlín moderno ni por los trucos que dice hacer. Es la calidad de las obras de este anarquista la que hace pensar que ha hecho un conjuro mágico o firmado un pacto con el diablo. Aunque en realidad el único trato que ha hecho el británico es con los lectores que saben que cada creación de Moore que llegue a sus manos será de una extraordinaria calidad.


Crédito: Loz FlowersMuchos señalan que Moore es el responsable de un antes y un después en el mundo del cómic. No es casualidad que su obra maestra “Watchmen” (1986-1987) haya sido creada casi paralelamente a las “Crisis en Tierras Infinitas” (1985-1986) que marcaron un nuevo comienzo en el Universo DC. La desmitificación de los superhéroes propuesta por el ‘mago del caos’ en “Watchmen” sirvió de base para los nuevos perfiles de los metahumanos de DC. Moore logró que el mundo blanco de los superhéroes se percudiera y se tornara mucho más gris.

Tampoco es obra del azar que “La broma asesina” (1988), el origen del Joker propuesto por Moore, sea uno de los eventos más traumáticos en la vida de Batman. El ataque del payaso a Batichica, que la dejó paralítica, y la conversación entre los dos enemigos que cuestiona la labor del hombre murciélago fueron sin lugar a dudas golpes duros para el superhéroe. Y esa historia de Moore luego serviría para la creación del personaje de la película “The dark knight returns” en donde el Joker es un anarquista y mago del caos como Moore.

Porque el multifacético británico es ante todo un anarquista que supo exponer sus ideas en “V de Vendetta”, otra de sus grandes obras. Esa crítica social nos propone dejar de ser parte del sistema que el ‘mago’ considera que nos esclaviza. V es su héroe romántico que busca abrirnos los ojos a la dura realidad con la que no debemos conformarnos.

Y esa continua inconformidad lo ha hecho negarse a que se le relacione con las películas que se han hecho en base a sus historias como “From Hell”, “La liga de los caballeros extraordinarios”, “V de Vendetta”, “Constantine” y “Watchmen”. Él considera que no llegaron a transmitir el mensaje que quería y por eso pidió que lo sacaran de los créditos. No soporta que el cine tenga que seguir ciertas pautas que a él no les gustan. Es que es el anarquista romántico, el mago del caos. Y los genios se les tiene que respetar.

Disculpen los que no tienen facilidad con el inglés, pero no encontré con subtítulos

Pregunta de la semana: ¿Eres seguidor de Alan Moore? ¿Te gusta alguna de sus obras?

Trivia: Moore escribirá el guión de la próxima opera del grupo de rock Gorillaz