¿Qué harías si descubrieras que tienes un superpoder? ¿Si te dijeran que ese vacío que ha acompañado toda tu vida se debe a que tienes una misión por cumplir? ¿Si te revelaran que un archienemigo busca enfrentarse contigo? Si bien esta premisa parece ser la de la serie de televisión “Heroes”, seis años antes fue la que le dio vida a la película “El protegido” (“Unbreakable”) de M. Night Shyamalan.

(Si deseas ver la cinta se recomienda no seguir leyendo el post ya que revela detalles importantes).

David Dunn (Bruce Willis) es un guardia de seguridad de aproximadamente cuarenta años que vive una profunda crisis personal. Todos los días se despierta con una tristeza que no sabe de dónde proviene. Está a punto de separarse de su esposa y de mudarse de estado, lo que provocará que tampoco vea a su hijo. Sin embargo, ese dolor interno tiene poco que ver con sus relaciones familiares o laborales. Y Dunn lo descubre después de transformarse en el único sobreviviente de un accidente de tren en el que murieron 131 personas. Y lo más curioso es que no sufrió ni un solo rasguño.

Dunn no hizo el descubrimiento por sí mismo. Tras el accidente un misterioso coleccionista de cómics llamado Elijah Price (Samuel Jackson) aparece en su vida para hacerle ver lo evidente. Price, quien sufre de osteogénesis imperfecta, un transtorno congénito que se caracteriza por la fragilidad excesiva de los huesos, lo intenta convencer de que es su opuesto y por lo tanto tiene el superpoder de ser inmune a los golpes y a romperse los huesos. El resto de la cinta comprende los esfuerzos del coleccionista de cómics por convencer al guardia de seguridad de sus capacidades, una misión en la que tiene de forma indirecta como aliado a Joseph,el hijo de Dunn, y como oponente a Audrey, la esposa del mismo.
Al final de la historia Dunn acepta que cuenta con sus poderes, que también incluyen una percepción extrasensorial que le permite reconocer a las personas que cometen crímenes, y que tiene como misión proteger a las personas en peligro. Sin embargo, esa no sería la única revelación de la película. El novel superhéroe descubre que su primer enemigo es su guía. El transtornado Price, que tras encontrar a Dunn se autodenomina “Mister Glass”, le permite descubrir que él fue el autor de tres atentados en su intento de encontrarlo. Superhéroe y villano encontraron la razón de su existencia, de acuerdo a Price.

Esta película nunca me ha llegado a gustar del todo. Me parece que falla en su intento de transportar el mundo del cómic a la realidad. Me resulta difícil creer que una persona de 40 años no se haya dado cuenta por sus propios medios que tiene los poderes con los que cuenta Dunn y que necesite ayuda para poder asimilarlos. Si bien es obvia la intención de Shyamalan de jugar con la negación del personaje, creo que se abusa mucho de esa premisa. A esto se añade el pobre desempeño de Willis en su interpretación del personaje, lo que hace que sea tan difícil asumir la crisis de Dunn. Sin embargo, más allá de la concreción, el tema planteado por el director me parece que fue presentado de una forma bastante original a través del mundo de los cómics.

La búsqueda de sentido de la existencia de Price y Dunn me parece que funciona muy bien en “Unbrekeable”. Aunque en el caso de Price me parece que se cumple mejor. La desesperación del villano lo lleva a apoyarse en el mundo de los cómics para soportar su existencia. A su modo de ver las cosas, las historietas le han revelado que existe una razón para que tenga una enfermedad y por lo tanto tiene una misión que cumplir: encontrar a su némesis. La división entre bien y mal planteado en los cómics lleva a Price a la locura y por esa razón tiene que destruir el mundo. “Si no soy perfecto tengo que destruir al mundo perfecto y así encontraré al rival y al enemigo que me merezco”, nos dice entre líneas ‘Mister Glass’ en su último acto desesperado. Esa desesperación y locura es transmitada a la perfección por Jackson. Por otro lado, el planteamiento del vacío que sufre Dunn es interesante. El héroe no ha sido capaz de reconocer su misión, huye de ella y por eso está condenado al sufrimiento. Sin embargo, la evasión del ‘unbreakable’, como dije más arriba, no llega a convencerme del todo y Willis no tiene una perfomance comparable a la de su coprotagonista.

De todas maneras a pesar de las falencias de la película, “Unbreakable” me parece una interesante propuesta que permite el debate sobre la naturaleza de los historietas, la mitología que existe en ellos y que ayuda a dejar de lado esa idea de que los cómics son solo para niños.

Pregunta de la semana: ¿Viste Unbreakable? ¿Qué opinas de la cinta?

P.d.- Con este post empezamos un espacio dedicado a las películas relacionadas con los cómics. ¿Qué cinta te gustaría que fuera comentada?