Siempre he pensado que “Batman begins” es la perfecta antitesis de “Unbreakable“. Creo que mientras la cinta de M. Night Shyamalan fue un intento fallido de trasladar a la realidad el universo del cómic, Christopher Nolan sí logró que la historieta del hombre murciélago funcionará en el mundo real. Y a mi entender ese es la gran acierto de la película que permitió que la marca de Batman volviera a ser rentable en la pantalla grande.

(Si no ha visto la película no siga leyendo porque se revelarán detalles importantes)

Corría el 2005 y Nolan (famoso por la cinta Memento, 2000) tenía que demostrar que el complicado encargo que le había dado la Warner Brothers no le había quedado grande. Ocho años atrás, Joel Schumacher había destruido la marca con los esperpentos de “Batman Forever” (1995) y “Batman and Robin” (1997), más cercanos al personaje de la serie televisiva de Adam West que al prototipo oscuro de los cómics y que fue llevado al límite por Tim Burton. Tras esos fracasos, la Warner meditó bien a la hora de decidir a qué director encargarle el nuevo comienzo del murciélago. A pesar de que la dupla Darren Aronofsky (dirección) y Frank Miller (guión) se ofreció, el elegido fue el director británico.
Tras la elección del realizador el otro reto era encontrar a Bruce Wayne/Batman. En los casos anteriores Michael Keaton había respondido bien como el oscuro murciélago pero no tanto como el playboy y Val Kilmer y George Clooney fueron de mal en peor. Christian Bale, protagonista de “Psicópata Americano” (2000) y “El Maquinista” (2004), tenía la misión de usar la capucha del vigilante de Ciudad Gótica.
Y la dupla Nolan-Bale supo representar con brillantez la historia del hombre murciélago en una trama que tenía como base principal el miedo. Vemos cómo tras la muerte de sus padres, Bruce Wayne tiene que encontrarle un sentido a su vida alejado de la venganza que lo invadia inicialmente. En su búsqueda personal que lo llevó a varios lugares en el mundo conoce a Henri Ducard (Liam Neeson) quien se convierte en su mentor y le enseña a vencer sus miedos y a saber utilizarlos. Sin embargo, la relación se quiebra cuando Ras al Ghul, el líder de la Liga de los Sombras (Ken Watanabe), le ordena matar a un criminal. Wayne termina desarticulando a la liga, dejando aparentemente muerto a Ras Al Ghul y salvándole la vida a Ducard.
Sin embargo, toda la experiencia con la liga le permitió a Wayne regresar a Ciudad Gótica con la idea de usar el miedo que lo paralizaba en un arma para vencer a los criminales. Así, disfrazado de hombre murciélago y con la tecnología provista por Lucius Fox (Morgan Freeman), Wayne se transforma en Batman y atemoriza a los mafiosos liderados por Carmine Falcone (Tom Wilkinson).
Pero el ‘Caballero de la Noche’ no es el único que sabe usar el miedo para ganar sus batallas. Primero el Espantapájaros (Cillian Murphy) y luego Ras al Ghul (que en realidad era Liam Neeson) usan armas para atemorizar a los habitantes de Ciudad Gótica y provocan que Batman se aplique al máximo para evitar la caída de su ciudad.
Como vemos, el elemento miedo es trascendental a lo largo de toda la película y ese es uno de los grandes aciertos de Nolan, quien supo explotar un concepto que Tim Burton manejó de manera diferente y que Schumacher olvidó. Otro gran logro es el hecho de hacer totalmente verosímil la historia ya que sin ningún problema los hechos podrían ocurrir en la vida real. El resaltar de esa manera la característica de Batman de ser un héroe cuyo único superpoder es su tenacidad permitió acercar a los fans a la película. Y por último el utilizar escenas de cómics como la de los murciélagos de Año Uno de Frank Miller sirvió para que los fans de las historietas dieran su aprobación.
Entonces lo que vemos es una de las mejores películas sobre cómics de todos los tiempos y que inició una saga que hasta el momento es de las más exitosas.

pregunta de la semana: ¿Te gustó Batman Begins? ¿Cuál es la película con el murciélago que más te gusta?

p.d. Esta semana se anunció que Nolan supervisará la próxima película de Superman.