¡En forma de balde de agua! y ¡De gorila!. ¿Cómo olvidar las famosas palabras de los Gemelos Fantásticos que precedían su transformación en elementos líquidos y en animales? Dos personajes llamados Zan y Jayna que, junto con su mascota, el mono Gleek, solían robarle el show a las figuras de la DC en la popular serie de dibujos animados “Los Super Amigos” que pasaban en la tele peruana en las décadas de los ochenta.


Los Super Amigos eran a todas luces la versión light de la Liga de la Justicia de América (JLA). Llegaron a la pantalla chica en 1973 cuando la compañía de animación Hanna Barbera adquirió los derechos de los personajes del cómic. Sin embargo, por razones políticas, dos elementos fueron suprimidos: la violencia que se podía retratar en las historietas y el nombre JLA. Lo primero por las disposiciones de la televisión estadounidense que evitaban exponer a los niños a hechos violentos y lo segundo porque no era políticamente correcto hablar de una Liga de la Justicia de América en plena guerra de Vietnam. Por esas razones cuando la JLA se traslada a la ‘caja boba’ presenta a unos superhéroes más buenotes.

Esta serie tuvo varias versiones a lo largo de los años, lo que provocó que hubieran muchos cambios en el equipo. Sin embargo, algunas características se mantuvieron: el núcleo del equipo siempre estuvo compuesto por Superman, Aquaman, la Mujer Maravilla, Batman y Robin y su residencia fue el Palacio de la Justicia (en vez de la Estación Espacial de los cómics). Es así que conforme pasaban los años por los pasillos del palacio pasaron desde personajes tradicionales de la DC como Linterna Verde y Flash hasta inventados exclusivamente para la serie como las ya nombrados Gemelos Fantásticos o el Jefe Apache.

Pero Zan, Jayna y Gleek no fueron los únicos personajes incorporados por Hanna Barbera para aproximarse al público infantil. Antes que ellos estuvieron Wendy Harris, Marvin White y el Perro Maravilla, un trío de personajes sin poderes que cumplían actividades detectivescas al estilo de la pandilla de Scooby Doo… claro que apoyados por los superhéroes. Pero mucho más recordados, por lo menos en nuestro país, fueron los mencionados gemelos.
Más allá de sus uniformes morados y sus peculiares peinados el motivo del éxito de los gemelos era su peculiar transformación. Tras recitar la frase: “Poderes de los Gemelos Fantásticos actívense”, Zan pedía convertirse en alguna forma relacionada con agua y Jayna en un animal, casi siempre un gorila. Un inolvidable acto muy repetido por los que éramos niños en esa época. Por esa razón muchos tienen más en mente a Zan y Jaina que a Superman y Batman a la hora de recordar a Los Super Amigos.

Pero los que también tenían su lugar bien ganado en la serie eran los supervillanos. Al ver que los buenos habían armados su equipo ellos también crear su club y así nació la Legión del mal liderada por Lex Luthor y compuesta por malos clásicos de la DC como El Acertijo, Cheetah, Manta Negra, Sinestro, entre otros. Recuerdo un capítulo en el que lograron derrotar a los Super Amigos y mandarlos en una nave hacia el sol. Claro que al final los chicos buenos supieron escapar de tan terrible final.

Al comentar con mis amigos a los Super Amigos me he encontrado con comentarios contrapuestos. Mientras Sergio me hacía recordar lo ridículos que podían ser algunos episodios, por ejemplo: El Jefe Apache creciendo tanto que en un encuadre sus pies podían verse pisando el planeta Tierra, Julio recuerda con alegría y nostalgia los capítulos que guardaba en la retina. Pero más allá de lo que puede pensar uno, yo creo que los Super Amigos son inolvidables. Eran el primer acercamiento a esos superhéroes de leyenda que nos enseñaban a luchar contra el mal. Con esos amigos tan super uno siempre podía contar.

Pregunta de la semana: ¿Veías los Super Amigos? ¿Qué recuerdos tienes?