No recuerdo muchos capítulos de la serie pero esa frase se me quedó grabada. El genial Bill Bixby, ante la presión de su eterno perseguidor, le repetía la frase que precedía a su transformación en el increíble Hulk (interpretado por Lou Ferrigno), el personaje de la Marvel que tenía una serie con el mismo nombre y que niños como yo podíamos ver en la década del ochenta. Sin embargo, el hombre verde también tuvo largometrajes que recordaremos en este post. Corría la segunda mitad de la década del ochenta y Bixby quería despedir a David Banner, el personaje por el que es más recordado, de la mejor manera. Así junto con su Mr. Hyde, Lou Ferrigno, se lanzaron a la aventura de realizar tres películas que no solo presentarían al hombre verde sino a otros famosos íconos de la Marvel.

1. El regreso del increíble Hulk (1986): En la reaparición de Hulk tras el fin de la serie ocurrido en 1982, Banner y su contraparte se encuentra con el Dios del Trueno Thor y su otro yo, el Dr. Donald Blake. El regreso del Hombre Verde se da debido a la aparición de Thor en el laboratorio de Banner que termina en la destrucción del laboratorio en el que se buscaba la cura definitiva para Banner. Luego, ambos superhéroes se unen para luchar contra el crimen.

2. El juicio del increíble Hulk (1989): Tal como en la serie, el recién llegado a Nueva York David Banner se las ingenia para ser acusado por un crimen que no ha cometido y que en realidad fue realizado por el conocido Wilson Fisk (Kingpin). El doctor es llevado a juicio donde un idealista abogado ciego decide salir en su defensa. ¿Quién creen que puede ser? Daredevil.

3. La muerte del increíble Hulk (1990): El adecuado final para la serie que marcó a muchos. Banner nuevamente está a punto de conseguir la cura que evitará seguir convirtiéndose en Hulk gracias a la ayuda de científicos amigos. Sin embargo, en el camino conoce a una bella espía de la cual se enamora y es correspondido. Al final de la cinta, por rescatar a su amor, Hulk cae de un helicóptero y fallece en una conmovedora escena.

Estas cintas no serán merecedoras del Óscar pero sí supieron capturar el espíritu del solitario y perseguido personaje que Bixby y Ferrigno transformaron en un ícono. Una virtud que las últimas películas hechas para el cine hasta ahora no han conseguido pese a tener en una primera oportunidad un gran director, Ang Lee, y en un segundo caso un gran actor, Edward Norton. Y además, cómo olvidar la tonada final de la historia. Todo un clásico.

Pregunta de la semana ¿Viste las cintas o la serie?

P.d. Las dos primeras cintas fueron también pilotos para series de Thor y Daredevil pero no lograron convencer a la CBS.