La premisa es sensacional. Un adolescente aburrido de su vida entre historietas y de su mala suerte con las mujeres decide transformarse en un vigilante. No sabe pelear, no tiene dinero ni superpoderes. Tampoco tiene el deseo de cambiar el mundo ni hacer el bien. Lo único que posee es desesperación, las ganas de ser reconocido por algo más que ser un sujeto ridículo. Esa es en pocas palabras la trama de Kick Ass.

El genial Mark Millar y John Romita Jr. sacaron este cómic en el 2008. Este año llegó a la pantalla grande y en agosto será estrenado en nuestro país. Como ven, ha sido un ‘boom’, ya que en poco tiempo logró lo que otros héroes de historieta han esperado por años: el reconocimiento del gran público. Y yo no creo que sea mera casualidad. Todo lo contrario. Creo que Kick Ass marcará un antes y un después. Aquí mis razones.

1. Es un cómic de Mark Millar. Una de las razones por las cuales el cómic está repleto de sangre y de ironía es porque tiene como guionista a Millar. El coautor repite en Kick Ass lo que ya había hecho con The Authority: burlarse de lo establecido siendo lo más crudo posible. Aquí no tendremos a un superhéroe invencible sino todo lo contrario. Quizás no nos traguemos totalmente la historia, pero no hay nada que hacer que Millar nos hace difícil ser incrédulos.

2. Rompe con la mitología: A la par que leía Kick Ass estaba volviendo a revisar el período de Miracleman de Alan Moore. Lo cierto es que me parecían los polos opuestos perfectos. Mientras Miracleman era la imagen del superhéroe invencible al nivel de un Dios del Olimpo, el buen Kick Ass es probablemente el más mortal de los encapuchados de historietas. Este nuevo título rompe con toda mitología y nos hace pensar que ahora cualquiera puede ser un superhéroe. Por eso no es extraño que Millar diga que la historia de Kick Ass era la que el hubiera tenido si es que se ponía un traje de spandex.

3. Es un fiel heredero de Spiderman: Cada vez que los fanáticos de las historietas critican a Perú.21 por traer cómics de Spiderman, la respuesta es la siguiente: “Spidey es el que más vende”. Y es que nos guste o no, el popular Peter Parker tiene sus seguidores y Dave Lizewski tiene muchas características en común. Ambos son personajes relegados en sus escuelas que la pasan muy mal en la vida diaria. Y esa línea siempre ha generado empatía con los lectores adolescentes de historietas. No es raro que sea un hit.

4. El uso de la tecnología: El nombre de superhéroe no lo elige ni él ni un diario, ni siquiera un familiar. Lo hace un internauta tras colgar un video en YouTube. El guiño a la nueva generación digital se da en todo el cómic y funciona muy bien. Ese uso de herramientas tecnológicas es el que permite que en muchos momentos nos podamos tragar la historia y esperar que surjan más colegas y villanos a través de ese medio.

5. Difusión en la pantalla grande: Kick Ass ha logrado en dos años lo que Wonder Woman, Flash y otros héroes no han logrado: llegar a la pantalla grande. Y no solo eso, tuvo muy buenos números que le pueden asegurar una segunda entrega. Y de hecho Icon y Marvel van a sacarle provecho a ese triunfo en las taquillas.

Creo que estas cinco razones son las que pueden causar que Kick Ass sea uno de esos títulos históricos que marcan una comprensión diferente del cómic. Un personaje interesante, con pegada en el público y que retrata la situación actual de la sociedad son sus cartas a favor, Espero no equivocarme.

Pregunta de la semana. ¿Qué opinas de Kick Ass?

p.d. Y a pedido del público los posters de las pelas del Capitán América y de Thor que soltaron en el Comic Con.